Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CALROS SOLLA | Etnógrafo, escritor

“Crónica da Galiza bizarra es un viaje por 120 años de nuestra historia más anómala”

“La Marquesita Inés era un monstruo de feria que instaló un pabellón en A Ferrería”

Calros Solla. | // FDV

La Galicia de los fenómenos extraños, de las historias fabulosas, de los monstruos de feria... Es la protagonista del nuevo libro del filólogo, escritor y etnógrafo pontevedrés Calros Solla, una invitación a asombrarse ante lo raro.

–¿Cómo surgió la idea de escribir Crónica da Galiza bizarra?

–El proceso no fue buscado. Me baso mucho, me apoyo mucho en la prensa histórica a nuestra disposición en bibliotecas y la hemeroteca general, para documentarme y sacar adelante los trabajos de investigación histórica. Y como dicen en Terra de Montes “a veces un vai á feira por ranchos e volve con culleres”, es decir que mientras uno va buscando una cosa, encuentra otra que le interesa. Y hace ya años tuve la prevención de aquellas cosas que aparecían irlas guardando por si en el futuro tenían alguna salida. Y, claro, con el paso de los años la carpeta de las noticias curiosas, de los hechos anómalos, extravagantes, raros etc se fue nutriendo. Me planteé ordenarla, y Crónica da Galiza bizarra es un viaje por 120 años de nuestra historia más anómala, rara, extravagante… En un palabra, bizarra.

–A lo largo de esos 120 años, el libro recoge 125 microhistorias de casta rara ¿Qué personaje prodigioso le sorprende más?

–Al público que acude a las presentaciones le llama especialmente la epopeya, se puede decir, las aventuras y desventuras del prisionero de África.

–¿Quién fue ese prisionero?

–Es una noticia que apareció en el año 1926 en el periódico lucense El Regional. Habla de un joven de Ourense, del desaparecido concello de Canedo, que como muchos gallegos fue reclutado para hacer la mili en África. Pero, claro, lo mandaron a un protectorado marroquí que estaba en guerra, era la sublevación de las cabilas rifeñas acaudilladas por Abb el-Krim, así que (sonríe) en realidad hacía la mili y la guerra a un tiempo. Estaba destinado en la defensa del baluarte de Annual, si se perdía este baluarte Annual estaba totalmente desprotegido. Y allí unos cientos de hombres aguantaron pasaron las mil y una calamidades que uno puede intuir: un calor impenitente, sin comida, sin agua, obligados a beber su propia orina… Hasta que recibieron la orden de retirada. De ellos solo unos pocos llegaron a Annual.

–Que tampoco era buen destino

–No, huyeron y esos pocos llegaron a Annual, que al poco tiempo fue tomada por las tropas rifeñas. Fue una masacre, como todo el mundo sabe. Nuestro paisano fue detenido y pasó unos cuatro años en un penal marroquí hasta que pudo conquistar a una mora que, literalmente, le consiguió un cuchillo con el que pudo degollar a uno de sus vigilantes. Con las pocas fuerzas que le quedaban llegó a la costa, se tiró al mar, fue recogido por un barco de pesca que lo dejó en un puerto. .. Después embarcó hacia el Nuevo Mundo, donde encontró a un hermano que no lo reconoció porque tenía noticia de que había muerto en la guerra.

La Marquesita Inés era, talmente, un monstruo de feria, era una mujer de nacionalidad austríaca, afectada de enanismo, que recorría las villas y ciudades de Europa exhibiendo sus características físicas

decoration

–¿Volvió a Galicia?

–Sí, por fin llegó a su aldea natal en Canedo y allí, delante de la familia y de todos los vecinos, sus padres no lo quisieron reconocer, probablemente porque llevaban ya unos cuantos años cobrando una pensioncita por ser padres de un caído en combate.

–Pobre hombre…

–Y la historia continúa (sonríe) este hombre viajaría de nuevo a América buscando a un amigo que sí tenía documentos que podrían acreditar su existencia… Es una historia extraordinaria (risas), extraordinaria, una historia fantástica que le gusta mucho a la gente.

Está el caso del demonio en Anllóns, en el concello de Ponteceso, una noticia de 1900. Al parecer el demonio hace acto de presencia en una casa, martiriza a sus moradoras de innumerables formas... El tema trascendió hasta el arzobispado

decoration

–También habla en Crónica da Galiza Bizarra de seres humanos anómalos ¿quién fue la Marquesita Inés?

–La Marquesita Inés es un personaje que aparece en el año 1910 en el periódico Progreso de Pontevedra. La Marquesita Inés era, talmente, un monstruo de feria, era una mujer de nacionalidad austríaca, afectada de enanismo, que recorría las villas y ciudades de Europa exhibiendo sus características físicas. En Pontevedra se instaló en la plaza de A Ferrería, en un pabellón que estuvo abierto al público durante días. Y decía el periódico: “La Marquesita Inés, vienesa de origen que no obstante contar 54 años de edad solo pesa 10 kilogramos y levanta tres palmos y medio de estatura. Y que viene llamando la atención en las principales capitales de toda Europa”. Así se hablaba de ella.

–Otro tema que ha recogido son los lugares con leyenda

–También, está por ejemplo el caso del demonio en Anllóns, en el concello de Ponteceso, una noticia de 1900. Al parecer el demonio hace acto de presencia en una casa, martiriza a sus moradoras de innumerables formas. Tanto es así que el caso trasciende, primero a la parroquia, y después al arzobispado, de modo que las autoridades religiosas meten mano en el asunto etc. Lo interesante de esta manifestación del demonio no está tanto en las artes demoníacas que conocemos, sino en el interés que suscitó en las autoridades eclesiásticas y, además, es que hoy uno puede visitar esa casa. Fue transformada en establecimiento hostelero y conserva su nombre, “A casa do Demo”. Y además los personajes que protagonizaron esta historia están enterrados allí, en el camposanto, y aparecen con nombres y apellidos el cura implicado en hacer llegar la noticia a altas instancias, las dos mujeres víctimas, allí están como un libro de historia en piedra.

Compartir el artículo

stats