Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo náutico se reactiva este verano en la ría con sus puertos deportivos al borde del lleno

Sanxenxo, Portonovo o Combarro tienen las reservas a tope y esperan una gran campaña | Vuelven los tránsitos procedentes del extranjero | Detectan la llegada de buques cada vez más grandes que se usan como residencia

Puerto deportivo de Portonovo. GUSTAVO SANTOS

Las buenas expectativas en materia de ocupación para este verano se extienden al turismo náutico. Las marinas de la ría de Pontevedra están viendo como en las últimas semanas las previsiones de reservas para los meses de julio y agosto van a permitirles colgar el cartel de completo o, si no lo hacen, van a estar muy cerca de ello.

Los tres principales puertos deportivos de la orilla norte de la ría, Portonovo, Sanxenxo y Combarro, confirman que las expectativas para esta campaña estival son las mejores. Nauta Sanxenxo ya no dispone de amarres para el mes de agosto y en julio tan solo tiene libres algunas plazas para embarcaciones pequeñas, de ocho metros. En junio y mayo la ocupación ya ha sido también buena, o cuando menos similar a la del año 2019, antes de la crisis sanitaria.

Nauta Sanxenxo ya no dispone de amarres para el mes de agosto y en julio tan solo tiene libres algunas plazas para embarcaciones pequeñas, de ocho metros

decoration

Una panorama similar dibuja desde el vecino puerto de Portonovo el presidente del Náutico, Javier Ruiz de Cortázar, quien explica que a nivel de reservas “también tendemos a estar completos” para el mes de agosto y, “salvo que la climatología provoque cancelaciones” parece que también en julio se podría colgar el cartel de lleno.

La misma perspectiva barajan desde Combarromar, en el puerto deportivo de Combarro las reservas también apuntan a una elevada ocupación durante los meses de julio y agosto, cerca del lleno. Resaltan especialmente el regreso de los tránsitos procedentes del extranjero, que habían caído con motivo de la pandemia, y que ahora vuelven a la normalidad o incluso con mayor intensidad que antes.

La falta de calado lastra al náutico de Pontevedra. RAFA VAZQUEZ

En el puerto deportivo de Combarro las reservas también apuntan a una elevada ocupación durante los meses de julio y agosto, cerca del lleno. Resaltan especialmente el regreso de los tránsitos procedentes del extranjero

decoration

“En general está habiendo mucha demanda y parece que la gente quiere retomar la actividad náutica como una forma de turismo segura y cómoda”, explica Ruiz de Cortázar. “Se está notando también más movimiento entre puertos, algo que antes no se daba”, señala el presidente del Náutico de Portonovo, quien también preside la Asociación Clubes Náuticos de Galicia.

Buques más grandes

Otra de la apreciación en la que coinciden las tres marinas es en que cada vez los buques que solicitan los servicios de los puertos deportivos de la ría de Pontevedra son de mayor tamaño.

En Sanxenxo detectaron un incremento de los yates de 18 metros que eligen la ría como destino y también en Portonovo se señala que cada vez hay barcos de mayor eslora atracados en los pantalanes del Náutico.

Puerto deportivo de Combarro. GUSTAVO SANTOS

“Cada vez son más las personas que deciden invertir en un barco de mayor tamaño para luego recorrer distintos puertos usando el buque como residencia”. Es decir, tal y como explica, en lugar de “pagar 1.500 euros en un piso en una zona turística cerca de la playa deciden invertir en un bien como un barco y utilizarlo luego como punto de residencia, recalando en distintos puertos y con estancias más largas”, señala Ruiz de Cortázar, amortizando así la inversión con el paso de los años o la reventa del buque. Una especie de turismo de autocaravana pero flotante. Es por ello que reconoce que cada vez es más fácil ver yates de mayor empaque (de entre 12 y 16 metros) atracados en los puertos deportivos de la ría y también por periodos de tiempo más largos.

En Sanxenxo detectaron un incremento de los yates de 18 metros que eligen la ría como destino y también en Portonovo se señala que cada vez hay barcos de mayor eslora atracados en los pantalanes del Náutico

decoration

También en un puerto deportivo como es el de Pontevedra y con el hándicap que supone para este Náutico el tener un pantalán inutilizado por la falta de calado en el Lérez con marea baja están notando ya un incremento de los tránsitos vinculados con la actividad estival. Normalmente en esta época siempre cuentan con entre 70 u 80 barcos al traer los socios muchas de las embarcaciones y también con una quincena de tránsitos.

La falta de calado a la espera de dragado, gran obstáculo para el Náutico de Pontevedra


El presidente del Náutico de Pontevedra, Carlos Paz, lamenta que estas instalaciones sigan a la espera del ansiado dragado del Lérez. La falta de calado por la acumulación de sedimentos en el río mantiene inutilizado un pantalán y pone en dificultades a un segundo, lo que reduce el número de plazas de amarre disponibles y que el estas instalaciones puedan abrirse a nuevos tránsitos. Paz lamenta esta situación no solo por lo que supone para el club, sino para la propia ciudad de Pontevedra que podría encontrar también un punto de atracción en el turismo náutico.

“Es verdad que nosotros tenemos alguna restricción respecto a los buques de vela, dado que tienen que tener una altura determinada por los puentes, pero no así en las embarcaciones a motor”, explica. Paz señala que el Náutico se podría ofrecer como un punto desde el que disfrutar del casco histórico de Pontevedra que está a tan solo unos centenares de metros a pie de los pantalanes en los que amarran las embarcaciones.

“Todavía el otro día recibimos a un tránsito procedente del norte de Europa que se fueron encantados tras visitar la ciudad”, explicó el presidente de la entidad.





Compartir el artículo

stats