Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desarticulan un punto de distribución de drogas, entre ellas cocaína rosa, alucinógena y altamente adictiva

Las drogas y materiales incautados en la operación conjunta de la Policía Nacional y Local de Pontevedra

Un operativo conjunto de la Policía Nacional y Local de Pontevedra ha permitido la desarticulación de un punto de distribución de distintas drogas, en concreto cocaína, cocaína rosa, marihuana y hachís. Su responsable, un joven de 24 años con antecedentes policiales, ha sido detenido como presunto autor de un delito contra la salud pública.

Los portavoces policiales aseguraban que se trataba de “uno de los mayores proveedores a mediana escala” y se ha desarticulado “un punto de venta al menudeo y distribución a los diferentes puntos negros de la ciudad”.

Así, en la llamada operación “Ducados” se intervinieron 400 gramos de cocaína en distintos formatos, roca y polvo, 1 kilogramo de hachís, 10 de marihuana, 1.800 gramos de sustancia de corte para adulterar la cocaína, una pistola de fogueo, 60 cartuchos de fogueo, 5 básculas de precisión, material móvil e informático.

La Policía destaca especialmente que durante el registro los agentes se incautaron de 50 gramos de cocaína rosa. Se trata, explican, de “una droga sintética que causa efectos alucinógenos y es altamente adictiva y tóxica para el organismo”.

En la llamada operación “Ducados” se intervinieron 400 gramos de cocaína en distintos formatos, roca y polvo, 1 kilogramo de hachís, 10 de marihuana, 1.800 gramos de sustancia de corte, una pistola de fogueo, cartuchos y básculas de precisión

decoration

Las investigaciones, señalan las mismas fuentes, arrancaron el pasado mes de diciembre “tras recibirse informaciones en el grupo uno de Udyco de la Policía Nacional sobre la ubicación de distintos puntos de venta al menudeo en las localidades de Pontevedra y Poio”, de modo que se acordó con la Policía Local de Pontevedra la realización de una operación conjunta.

A partir de ahí, añaden, “se inician durante estos meses una serie de vigilancias coordinadas entre ambas instituciones donde se logra determinar tanto la identidad de la persona que sería la responsable de las ventas de diferentes sustancias a otras personas como las ubicaciones exactas de los puntos negros de venta de estupefaciente, realizándose diversas incautaciones de diferente índole”.

Tras la obtención de “pruebas sólidas contra la persona responsable de las ventas”, señalan, la Policía solicitó al Juzgado de Instrucción de guardia la pertinente entrada y registro en el emplazamiento que había sido investigado.

Compartir el artículo

stats