Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La celebración del Sagrado Corazón da paso al Chucurruchú

Los Mareantes celebrarán el domingo en Santa María la Octava del Corpus

MIsa del Sagrado Corazón de Jesús que celebró la parroquia de San Bartolomé. Rafa Vázquez

La parroquia de Santa María celebró este viernes la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, una jornada que incluyó una eucaristía y la exposición del Santísimo durante buena parte del día para la adoración de los fieles.

Finalmente, las celebraciones incluyeron una misa solemne, pero se suspendió la procesión en el exterior prevista a su término debido a la intensa lluvia caída durante la tarde de ayer en la ciudad.

Tras esta cita, será el Gremio de Mareantes el que tome el relevo de las celebraciones religiosas, en este caso en la basílica de Santa María, donde se centralizarán los actos de la Octava del Corpus.

Se trata del conocido popularmente como Chucurruchú o “Corpus pequeno”. El presidente de los Mareantes, José Luis Arellano, explica que “empezó a celebrarse cuando se decidió que la parroquia de San Bartolomé organizaría el Corpus en los años pares”.

En ese momento, añade, “se creó el Chucurruchú para que se reuniesen los Mareantes”.

La procesión se celebrará el domingo tras la misa de las 20.00 horas. Partirá de la basílica y el Santísimo saldrá bajo el palio de los Mareantes.

Asimismo, en el desfile los integrantes del gremio portarán los cetros de Teucro y San Miguel y los pendones de San Miguel y San Telmo.

Por su parte, el presidente de los Mareantes procesionará con la insignia del Santísimo.

El desfile discurrirá por los alrededores de la basílica, caso del Campillo, si bien su recorrido podría verse modificado “en función de si en esos momentos hay lluvia”, indica José Luis Arellano.

El Chucurruchú es, con el Viático (Comunión Pascual) y el Corpus la cita más importante de los Mareantes, una organización que hunde sus raíces en el poderoso gremio que en el siglo XVI contribuyó decisivamente a hacer de Pontevedra la ciudad más próspera de Galicia y uno de los principales puertos del Atlántico.

Los profesionales del mar también sufragaron la construcción de la basílica de Santa María, gracias a los beneficios que obtenían de la pesca en su extensa jurisdicción, que se extendía desde Aguiño, en la provincia de A Coruña, hasta Baiona, en el sur de la de Pontevedra.

En la actualidad el Gremio de Mareantes cuenta con más de 400 socios de número, si bien sus integrantes superan en realidad el millar. Y es que cada numerario con derecho a voto representa a su respectiva familia.

Los demás integrantes de la familia no cuentan con derecho a voto, pero sí pueden participar en las asambleas, intervenir en las reuniones y sumarse a las actividades que organiza el gremio.

Compartir el artículo

stats