Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Herbas que espantan meigas

Los pontevedreses mantienen viva la tradición del “cacho” de San Xoán, y muchos de los que no recogen las plantas en los montes o sus propias huertas optan por las floristerías

Venta de hierbas de San Xoán en la floristería Peregrina 2. | // GUSTAVO SANTOS

Fuego, hierbas y agua. Son los elementos por excelencia de la noche más mágica, en la que los gallegos renovamos las tradiciones paganas del solsticio de verano y que no serían lo mismo sin el fiuncho contra el mal de ojo, codeso para barrer los malos espíritus, malva para calmar los nervios, romeu para purificar la casa o la herba Luisa para atraer el amor. Por si fuese poco trabajo, asevera la creencia popular que embellecen y protegen eficazmente a quien haga buen uso de ellas.

“Se recogen en la víspera de la noche de San Xoán”, explica Paula Lago, ilustradora y editora de “Herbas da noite. Unha guía expresionista das herbas de San Xoán”, una obra que se presentó la pasada semana en la librería Paz y en la que la profesora y filóloga gallega Dores Pereira reúne 27 plantas, trazos morfológicos básicos e información sobre sus usos más populares, recetas y dichos.

“Se cree que tienen ciertas propiedades buenas para la salud y mágicas”, indica Paula Lago, “y durante la noche de San Xoán se dejan en agua a serenar, a la intemperie, y al día siguiente por la mañana se lava la cara con esa agua”, señala Paula Lago. La costumbre dice que aumenta la belleza de las mujeres (tradicionalmente eran ellas las que recolectaban las hierbas) y que ahuyenta los malos espíritus.

Los más puristas defienden además que el agua del “cacho” (el ramillete de hierbas que se deja reposar a la luz de la luna) ha de proceder de siete fuentes, otra de las claves para alejar de la casa a las meigas y las envidias

decoration

Dores Pereira heredó de las mujeres de su familia y sus vecinas esta tradición. “Siempre iba con ellas a recoger las hierbas”, recuerda Paula Lago, y temía que este saber popular se acabase perdiendo, por lo que decidió reunir testimonios, dichos, refranes etc a fin de preservar esta tradición oral y los conocimientos populares ligados a estas hierbas, muchas de ellas medicinales.

Los más puristas defienden además que el agua del “cacho” (el ramillete de hierbas que se deja reposar a la luz de la luna) ha de proceder de siete fuentes, otra de las claves para alejar de la casa a las meigas y las envidias.

Elaboración del "cacho" de San Xoán. GUSTAVO SANTOS

Cuenta la tradición que es el rocío (orballo) el que dota de virtudes a las plantas, creencia que fue posteriormente cristianizada afirmando que es San Xoán quien las bendice. “Hay muchas leyendas bonitas asociadas a ella”, recuerda la ilustradora y editora, “y también sus nombres, las palabras, son bonitas, como chantaxe, que tiene que ver con la forma de las hojas, parecida a una huella en el suelo, o prometelo, o lingua de ovella, común en los caminos de Galicia y que efectivamente se parece a una lengua de oveja, alargada y con estrías”.

Cuenta la tradición que es el rocío (orballo) el que dota de virtudes a las plantas, creencia que fue posteriormente cristianizada afirmando que es San Xoán quien las bendice

decoration

Están asimismo los dichos y refranes vinculados a cada planta, como la politaima que todos os males amaina.

Los que no disponen de tiempo para recorrer los caminos y montes o cuentan con una huerta para hacerse con las hierbas, disponen de alternativas como las que propone la floristería Peregrina 2, que despachó ayer decenas de ramilletes de una combinación de 13 plantas. “Vamos a estar muy guapas a partir de esta semana”, bromea una de las clientas que compra cada año el “cacho”.

También se vendieron en las inmediaciones del Mercado y en otros puntos de la ciudad, como la calle Oliva, a donde acudieron numerosos pontevedreses que esta noche sacarán a la ventana, al balcón o a la terraza un precioso ramillete mágico que nos protege y nos conecta con nuestras creencias más pretéritas: Por San Xoán as meigas fuxirán.

Buenos precios y calidad de la sardina en el Mercado


“Mañana (por hoy) subirán un poco, pero no creo que sea mucho”, explica a FARO una de las vendedoras del Mercado, donde la sardina es estos días el producto estrella. Los precios se han mantenido en las últimas semanas más o menos entre los 5 y los 8 euros, dependiendo de la procedencia, y se espera que esta mañana se produzca el momento de mayor demanda. Y es que la mayoría de los organizadores de fiestas y asociaciones que promueven las hogueras reconocen esperar al último día para comprar las sardinas.

Éstas se encuentran en estas fechas en su mejor momento, recuerdan las profesionales de la Plaza, tras haber acumulado la grasa con la que empaparán esta noche el pan de maíz.

Por San Xoán a sardiña molla o pan. Es otro de los dichos asociados a esta festividad, que no sería la misma sin compartir unas horas con los amigos y vecinos dando buena cuenta de las sardinas asadas con pan de maíz. Y de fondo, el fuego de la cacharela en el que quemar todo lo que queremos dejar atrás.

Una comarca que cruza los dedos para que no llueva

Decenas de asociaciones, grupos de amigos y familias miran al cielo y consultan las previsiones meteorológicas y confían en que la lluvia de una tregua, al menos alrededor de medianoche, y permita encender las hogueras. Solo en los municipios de Pontevedra, Poio y Sanxenxo hay previstas un total de 600.

En Pontevedra el Concello ha recibido 156 solicitudes para encender hogueras. De ellas, 28 están programadas para distintos espacios del centro urbano y el resto se repartirán entre las parroquias.

La que se esperaba que fuese la cacharela más concurrida de la ciudad fue suspendida ayer por sus organizadores, la Asociación de Vecinos de Eduardo Pondal, ante las malas previsiones meteorológicas. Sus portavoces indican que “entre el suelo mojado que dejarán las precipitaciones del jueves por la mañana y la lluvia prevista para toda la tarde, hará imposible que podamos tanto asar sardinas como prender la hoguera”, así que cancelan la fiesta a pesar de que les ha supuesto tres semanas de trabajo.

Por su parte, en Poio la administración local ha autorizado un total de 200 cacharelas, lo que supone un incremento de cerca del 40% con respecto al pasado año, en el que solo estaban autorizadas hogueras en el ámbito privado dado el protocolo sanitario vigente en este momento.

Se encenderán hogueras en espacios privados, también en zonas públicas y las playas de Lourido, Raxó, Campelo, O Padrón, O Laño y Ouriceira, si bien no está autorizado el emplazamiento de asadores en áreas públicas.

Se les exigen medidas de seguridad como separación de los edificios, árboles o tendidos eléctricos o telefónicos o que en las proximidades no exista ningún local en el que se almacén productos inflamables.

Marín y Sanxenxo son otros de los concellos cuyos vecinos están pendientes de las últimas noticias sobre el tiempo, que podría aguar el regreso a lo grande de la noite meiga. El municipio turístico tramitó un total de 244 permisos, de los cuales 221 se tramitaron para fincas privadas.

Por su parte, en las playas de Silgar, Caneliñas y Panadeira están previstas 16 cacharelas, 4 en espacios públicos y 3 en zonas privadas de acceso público.

Ante la amenaza de lluvia, el Concello de Cerdedo-Cotobade decidió trasladar la celebración de San Xoán al pabellón municipal de deportes de Cerdedo. Será un evento festivo y gastronómico para el que se han retirado 950 tickets de asistencia que dan derecho a degustar churrasco de porco celta, sardinas, pan y vino.

Compartir el artículo

stats