Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta entre los propietarios de perros y cuidadores de colonias felinas por veneno

Voluntarios de Os Palleiros encuentran una bolsita “sospechosa” junto al puente de As Correntes. Bigotes Felinos de Poio informa del posible envenenamiento de tres gatos

Una joven pasea un perro en la entrada de las Marismas de Alba. GUSTAVO SANTOS

Cuando la maldad humana no tiene límite ocurren cosas tan injustas y crueles como el maltrato animal. Estos días en las protectoras de la comarca de Pontevedra están en alerta por posibles casos de envenenamiento e intentos frustrados. Las víctimas, como siempre, los indefensos perros y gatos, tanto con propietarios como los que son cuidados por voluntarios.

El pasado fin de semana Os Palleiros realizaba un nuevo aviso en sus redes sociales sobre el hallazgo de una bolsita “sospechosa” de contener veneno. La presidenta del colectivo, Gloria Cubas, asegura a FARO que fue una voluntaria la que comunicó que se había encontrado en el puente de As Correntes de Pontevedra, uno de los accesos al parque de perros de las Marismas de Alba, un lugar en el que los propietarios de animales acuden con frecuencia para pasear en un entorno natural. No es la primera vez que aparece veneno en algún punto concurrido por dueños con canes, siendo el entorno de Tafisa uno de los más señalados en este sentido.

"Si el perro se encuentra bajo de defensas puede ser letal. En todo caso, lo pasan muy mal porque les afecta a los órganos y vomitan sangre. Es un proceso horrible"

Gloria Cubas - Presidenta de Os Palleiros

decoration

Cubas recuerda que los efectos del veneno en los animales son “terribles” y que “sufren muchísimo”. “Las consecuencias dependen de la cantidad que ingieran, de su estado de salud y de la rapidez con la que se actúe. Si el perro se encuentra bajo de defensas puede ser letal. En todo caso, lo pasan muy mal porque les afecta a los órganos y vomitan sangre. Es un proceso horrible”, resume. “Los perros no molestan a nadie, no entendemos por qué la gente hace esas cosas y no respeta los demás”, añade.

Aviso a las autoridades

Por otro lado, también ha habido una alerta en Poio. El colectivo de voluntariado Bigotes Felinos ha advertido de que en el lugar de Portablanquiña han aparecido muertos en menos de un mes tres de los gatos que componen esta colonia controlada con el método CES (Captura, Esterilización, Suelta) por el Concello de Poio.

“Son gatos que ya habían sido castrados, que no eran anónimos, que tenían nombre: Rubio, Susi y Triste. Gatos que tenían a una persona que se preocupaba por darles una mejor calidad de vida a pesar de vivir en la calle”, se lamenta Bigotes Felinos.

Los animales se encontraron sin señales de violencia, “pero muy hinchados, lo que hace suponer que no fue algo casual”. “Ya se ha dado aviso a Medio Ambiente para que tenga constancia de los hechos”, informa el colectivo, preocupado por si vuelve a suceder. Por ello pide a los vecinos de Poio que si ven “algo raro” lo pongan en conocimiento de las autoridades. “No se pueden pasar por alto estas atrocidades”, concluye.

Compartir el artículo

stats