Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El camino convertido en una trampa por el GPS

Vecinos de Leborei, hartos de que los camiones queden atrapados y causen daños en las casas

Uno de los camiones que se vio atrapado en este pequeño camino de Leborei por el GPS. | // CEDIDA

El camino de Leborei fue toda la vida un vial pequeño, concebido para la entrada y salida de los vehículos del reducido número de vecinos que vive en este núcleo de la parroquia de Cerponzóns. Pero llegó la construcción de la línea del Eje Atlántico de Alta Velocidad, y el pequeño paso a nivel sobre las vías se convirtió en un puente que, de repente, conectaba la carretera de Caldas con San Caetano y la carretera de Vilagarcía. Y ahí empezó el tormento para los vecinos de este pequeño núcleo.

Los satélites y el GPS a veces no distinguen entre vías rurales o de uso vecinal y las vías convencionales y, de repente, el camino de Leborei pasó a ser señalado por estos navegadores como una zona de paso prioritaria para conectar la carretera Nacional 550 entre Pontevedra y Caldas, con la carretera de Vilagarcía. Una suerte de variante de Alba que, por mucho que diga el GPS y la tecnología satélite, no está preparada, ni mucho menos, para asumir ni el volumen, ni el tamaño de los tráficos que ahora la utilizan.

Otro de los camiones que tuvo problemas este mismo mes.

Quien conoce la zona es difícil que opte por esta vía como atajo para conectar la carretera de Vilagarcía con la de Caldas, sabedores de lo estrecha que es. Pero aún así, hay algún “tozudo” que se empeña en hacerlo.

El gran problema, según explica la presidenta de la Asociación de Vecinos de Cerponzóns, Liliana Casás, es que son muchos los camioneros foráneos o los conductores de autocaravanas que, con su fidelidad inquebrantable hacia el GPS, acaban con sus vehículos pesados atrancados en un camino por el que a duras penas pasa un utilitario.

Liliana Casás: "No hay día en el que un vehículo se quede atrapado o tenga que hacer maniobras para dar la vuelta", generando problemas de movilidad e inseguridad vial

decoration

En apenas dos semanas al menos otros tantos camiones han quedado atrapados en este camino, alguno de ellos incluso causando daños en los cierres, tejados y desagües de las viviendas entre los que quedan encajados. El último, el pasado martes. Sin embargo, Casás asegura que “no hay día en el que no haya algún vehículo que se queda atrapado, o que se ve obligado a hacer múltiples maniobras para dar la vuelta”. A veces incluso a pesar de las advertencias de los vecinos que les insisten que sus vehículos no va a pasar por tan estrecho camino. “Los hay que insisten, pese a todo, y siguen hasta que vuelven a quedar atrapados”, dice la presidenta de O Chedeiro.

El camión que se quedó atrancado el martes en este camino.

Los vecinos están cansados de denunciar esta situación. El camino es de titularidad municipal y lamentan que no se hayan adoptado desde el Concello medidas contundentes para evitar este problema. Se han instalado dos señales advirtiendo del paso estrecho de 2,5 metros en el camino, pero la asociación vecinal cree que están instaladas en una zona en la que, si se mete un vehículo pesado, ya tiene un escaso margen de maniobra para corregir su error. Es por ello que piden señales en los accesos desde la N-550 o la PO-531 con prohibiciones. “Luego está la disculpa del GPS, de que es culpa de Google o de los mapas satélites, pero yo observo que los cambios de direcciones o los cortes que se realizan en el centro como el de Reina Victoria en seguida se recogen en estos mapas y supongo que lo mismo se podría hacer con este camino” que se está convirtiendo en un punto negro para la seguridad vial.

Compartir el artículo

stats