Un año más, el velero "Bribón", que patronea el rey emérito Juan Carlos I, ganó la regata del IV Circuito Copa de España clase 6M, que ayer concluyó en la ría de Pontevedra, organizada por el Real Club Náutico de Sanxenxo.

Tras recibir el trofeo, el monarca declaró a los periodistas que le esperaban a la salida del puerto deportivo, que hoy espera, en su visita al Palacio de la Zarzuela, “muchos abrazos y ver a la familia”.

Sobre el escenario situado en el varadero del puerto deportivo para la entrega de trofeos, el exjefe de Estado recibió además una placa en reconocimiento a “toda su colaboración al deporte de la vela y a Sanxenxo y a Galicia como destino turístico”.

Estos premios especiales también se entregaron al alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, y al empresario y presidente del Club Náutico, Pedro Campos. Todos ellos –asegura la organización–, han contribuido a la actividad turística de la localidad.

Un instante de la regata celebrada ayer. | // G.S.

El emérito, ayudado por uno de sus asistentes y apoyado en un bastón, también subió a recoger el premio que reconoce al "Bribón" como ganador del trofeo de este fin de semana, en la categoría “Clásicos”. Completaron el podio "Titia", también del Náutico de Sanxenxo, y "Caprice", del Club Marítimo de Canido de Vigo.

Martín confirmó al finalizar el evento que el rey emérito volverá a la villa para disputar el campeonato del mundo que comenzará el próximo 10 de junio.

Público en el espigón del puerto deportivo de Sanxenxo. | // G. SANTOS

La jornada de regatas comenzaba poco antes de las 10.30 de la mañana, cuando don Juan Carlos salía de la casa de Pedro Campos –en la que se ha hospedado durante los últimos días– en el vehículo personal de su amigo y presidente del Real Club Náutico de Sanxenxo, para dirigirse a las instalaciones del puerto deportivo de la villa.

A su salida, el rey emérito saludaba a la prensa que lo esperaba en la carretera, como cada día, y se limitaba a responder que “a eso voy”, a una de las preguntas de los periodistas, la referida a si regatearía o no. La jornada deportiva del sábado tuvo que suspenderse por las condiciones del viento y la de ayer se presentaba lluviosa.

Al llegar al Club Náutico de Sanxenxo, el emérito saludó a los periodistas que también allí le esperaban y a continuación entró al edificio para mantener la habitual reunión con los patrones de los barcos que un par de horas después participarían en la prueba.

Al abandonar estas instalaciones se produjeron las declaraciones más sorprendentes de la jornada. Al emérito se le preguntó por la reunión que mantendrá hoy con su hijo, Felipe VI en La Zarzuela. “¿Tiene ganas de ver al rey Felipe y a su familia?”, le pregunta una periodista, a lo que él contesta, con rostro más serio que de costumbre: “Pregunta tú. Yo estoy aquí, en Sanxenxo”.

Antes de entrar de nuevo en el coche con rumbo al muelle deportivo, Juan Carlos I se limitó a decir –de nuevo a preguntas de la prensa– que “todo estupendo” y “los nietos muy bien”, antes de dirigirse al embarcadero desde donde zarparía patroneando el Bribón 500.

Algo más de dos horas después, los veleros que disputaron la regata regresaban a tierra tras una jornada de competición deportiva en ocasiones deslucida por la lluvia. A las 16.30 horas se entregaron los trofeos en el propio puerto, ante la presencia de numeroso público que seguía el acto desde el espigón del puerto. Al igual que en el primer día de regatas, se volvieron a escuchar vítores y gritos de “Viva el rey”.

En lo deportivo, el barco que patronea el monarca finalizó la prueba en cuarta posición, pero los resultados obtenidos en la clasificación general (solo hubo prueba el pasado viernes), hace que finalmente el Bribón 500 se impusiese en este Trofeo InterRías.

Tras la entrega de premios, el rey emérito y sus colaboradores pusieron rumbo a Nanín, donde las personas próximas al monarca preparaban una barbacoa con la que cerrar la jornada de regatas y despedirse por unas semanas de Sanxenxo, a donde volverá para disputar el campeonato del mundo. el próximo junio. Se prevé que hoy parta hacia Madrid para encontrarse con su familia y pasar el que será su último día en España de esta visita, antes de regresar de nuevo a los emiratos.

Pedro Campos, presidente del RCNS, afirmó al finalizar la regata que “estamos encantados por el éxito de convocatoria que ha tenido este Trofeo Viajes InterRías, última prueba de la Copa de España antes del Campeonato del Mundo. La numerosísima flota, sobre todo de equipos extranjeros, nos ha ayudado a hacer un ensayo general para que todo salga lo mejor posible en la gran cita de la vela española de este año, que será el Xacobeo 6mR Worlds del 10 al 18 del próximo mes de junio. Animo a todo el mundo a que venga visitar Sanxenxo esos días, porque el espectáculo de la flota internacional, sobre todo de los barcos clásicos, será algo difícil de repetir”.

“¿Explicaciones de qué?”

A última hora del día, unos reporteros preguntaron al emérito si iba a dar explicaciones por las polémicas que le rodean: “¿Explicaciones de qué?”, respondió.

Un total de 24 barcos de nueve nacionalidades

Un total de 24 barcos de nueve nacionalidades volvieron a desplegar velas ante la costa de Sanxenxo para disputar esta última jornada de competición de la tercera prueba puntuable de la Copa de España de 6 Metros. La flota pudo completar una nueva manga tras la que Bribón 500 y Stella se confirmaron como vencedores de la prueba.

En la división de Clásicos, el "Bribón 500" de Pedro Campos, con el rey Juan Carlos a la caña, sumó un cuarto puesto en esta jornada, con el que pudo asegurarse el triunfo de la regata con dos puntos de ventaja sobre el "Titia" de Mauricio Sánchez-Bella. El barco armado por Alicia Freire se anotó la victoria de ayer, resultado con el que pudo ascender un puesto en la general adelantando al "Caprice" de Íñigo Echenique, que fue finalmente tercero. El "Bribón 500" y el "Stella" son también los líderes de la general del circuito de la Copa de España de 6 Metros.