Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La espera media para operarse en el CHOP es de 67 días, el doble que antes de la pandemia

Traumatología es el servicio más afectado, con 98 días para entrar en quirófano

Entrada a los quirófanos del Hospital Montecelo. GUSTAVO SANTOS

Los tiempos medios de espera para someterse a una operación quirúrgica en el Complexo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) han empeorado de forma importante en los dos últimos años, de modo que pasar por el quirófano a día de hoy supone aguardar algo más de 67 días. Son casi el doble que los que había que esperar en 2019, el año antes de que se declarase la pandemia, cuando la media era de poco más de 35 días.

Si se tiene en cuenta el conjunto del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés (el CHOP más el hospital arousano), la media baja ligeramente, hasta los 62 días.

El Sergas hizo públicos ayer los datos relativos a las listas de espera en la sanidad pública gallega, con un notable retraso, por cierto, ya que habitualmente se exponen dos veces al año: en junio y en diciembre. Los que comunica ahora son los de diciembre de 2021. Figuran los de todas las áreas sanitarias gallegas y también las cifras desglosadas por centros hospitalarios.

Trauma, Otorrino y Cirugía

Por servicios, en el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra, Dermatología con 28,3 días, Oftalmología con 33,9 días, Angioloxía y Cirugía Vascular con 38,3 días y Ginecología con 40, son los que presentan cifras más moderadas. Por el contrario, la espera más larga para una intervención quirúrgica en los dos hospitales pontevedreses, Montecelo y el Provincial, se da en el servicio de Traumatología, con 97,7 días, seguido de Otorrinolaringología, con 77 días, y Cirugía General y Digestiva, con 70,6 días de media.

Por su parte, en el Hospital Público de O Salnés, Urología, con 17,8 días, es el servicio con menor demora media para operarse y Oftalmología, con 43,2 días, el que presenta mayor demora.

La espera media quirúrgica para patologías de prioridad 1 se encuentra en esta área sanitaria en los 11,5 días: 12,3 en el CHOP y 6,8 días en el Hospital Público do Salnés.

Las primeras consultas también aumentan sus tiempos, con una media de 42 días de dilación

decoration

“Los resultados indican el encomiable y ejemplar esfuerzo del personal del área quirúrgica, de anestesiología y reanimación y de admisión, realizado durante el pasado año, teniendo en cuenta el contexto epidemiológico internacional en el que se está inmerso”, destacan fuentes del Sergas, que añaden que “entre los elementos que nos impidieron mejorar aun más estas cifras podemos citar la necesidad de asignar quirófanos para pacientes COVID, la ocupación de camas de ámbito quirúrgico por parte de pacientes críticos COVID y no COVID y la dificultad de cumplir el plan de autoconcertación por las ausencias de profesionales tanto de ámbito médico como de enfermería”.

Es por ello que pese al evidente empeoramiento de las cifras actuales respecto a hace dos años, el Sergas considera estos nuevos datos como una mejora, ya que el de la pandemia, el 2020, concluía con esperas medias en el área sanitaria de 73,7 días para ser operado, incluso más en el caso de la zona de Pontevedra, con 78,4 días.

Dermatología y Ginecología

Respecto a la demora global en las primeras consultas en los centros del área sanitaria, es de algo más de 42 días, por lo que se incrementó en nueve días respecto a hace dos años y en doce si se toma como referencia al pasado de la pandemia.

Concretamente, las más altas en el caso de Pontevedra son en Dermatología, con 64,4 días; Ginecología, con 52,5 días; Angiología y Cirugía Vascular, con 51,5 días, y Hematología Clínica, con 42,5.

Por el contrario, y siempre según la información publicada por el Sergas, las esperas más reducidas en el CHOP se dan en los siguientes servicios: menos de cuatro días para Oncología, 8,6 para Obstetricia, 9,4 para Endocrinología y 9,9 para Cardiología.

Ligera mejora en las pruebas radiológicas

En lo referido a las pruebas diagnósticas, hay una ligera mejoría en las de tipo radiológico respecto al año anterior a la pandemia. Según la información publicada por el Sergas, ahora la espera media es de 30,3 días, mientras que en 2019 era de casi 35. En este ámbito, los tiempos más largos son para la realización de ecografías ginecológicas, con 42,4 días, seguidos de los de las ecos tiroideas, con 38,8 días, y las abdominales, con 37,3. Por el contrario, las cifras más bajas de espera se dan para someterse a ecografías obstétricas, con 9,1 días; ecografías de mama, con 13 días, y ecocardiografías, que no llegan a 14 días de media. Y si las pruebas radiológicas han experimentado una mejoría en las esperas, no ocurre lo mismo con las endoscopias ni con los estudios especializados. En cuanto a las primeras, son 21,4 días los que hay que aguardar de media, frente a los 14 de hace dos años o los 16 con los que finalizaba 2020. Pero, sin duda, el mayor empeoramiento se da en los estudios para especialidades. La media de espera son 66 días, es decir, más del doble que antes de la pandemia, cuando no llegaba a 30 días. En el año del COVID se aguardaban alrededor de 41 días. Los más afectados son los estudios para Urología, con más de 111 días, seguidos de las monitorizaciones cardiocirculatorias, con 74,6.

Compartir el artículo

stats