Combarro pone en valor su Plano Artístico de 1994, un trabajo “con rigor casi matemático”

A Solaina inicia los actos de los 50 años de la declaración de Conjunto Histórico, con la divulgación de la reproducción de la villa tradicional elaborada por Francisco Guerra

Felipe Senén, Francisco Guerra, Rafael Vallejo y Carlos Valle, en el acto de ayer.

Felipe Senén, Francisco Guerra, Rafael Vallejo y Carlos Valle, en el acto de ayer. / MAYTE CASTIÑEIRA

N. D.

La Asociación A Solaina de Combarro celebró ayer, con motivo del 50 Aniversario de la Declaración de Combarro como Conjunto Histórico, un acto en el que se recordó la publicación, en 1994, del “Plano Artístico de Combarro de Francisco Guerra”, con el que se destaca la relevancia de este documento. Tal y como destacó Rafael Vallejo Pousada, presidente de A Solaina. “el Plano Artístico tiene un valor extraordinario. Sirve para conocer bien el Combarro tradicional, representado con un rigor casi matemático. Sirve para difundirlo. Sirve para darte valor. Los pueblos son lo que hacen, y lo que hacen, si es para bien, sirve para prestigiarlos”.

En el acto, en el que estuvieron presentes el alcalde de Poio, Luciano Sobral, y la concejala de Cultura, Vallejo señaló que “estoy convencido que la imagen de Combarro estará ligada durante mucho tiempo a la Reconstrucción del Puerto de Combarro a principios del siglo XX realizada por Francisco Guerra Penas en 1994”.

La actividad celebrada en la sede de la Comunidade de Montes Rega dos Agros de Combarro fue la primera de un ciclo dedicado a esta obra, y contó con la presencia del propio Francisco Guerra Penas, autor del Plano; Felipe Senén López, arqueólogo y museólogo, exdirector del Museo Arqueológico de San Antón de A Coruña entre 1975 y 1996, y Carlos Valle Pérez, doctor en Historia del Arte y Académico, que fue director del Museo Provincial de Pontevedra de 1986 a 2018.

Francisco Guerra Penas, nacido en Marín en 1961, está vinculado a Combarro por la familia materna y las actividades económicas de su padre, que fue presidente de la Asociación del Mejillón de Combarro y Raxó (Amecomra). Es arquitecto técnico y su trabajo de fin de carrera “Combarro, ejemplo de construcciones populares” (1987) fue dirigida por el también arquitecto técnico Manuel Caamaño Suárez, uno de los mayores especialistas en arquitectura popular en Galicia.

Carlos Valle, por su parte, situó el Plano de Guerra en la tradición de la labor investigadora como antesala de las propuestas de reconstrucción impulsadas desde finales del siglo XIX por la Sociedad Arqueológica de Pontevedra, encabezada por Casto Sampedro. También abordó el trabajo que desarrollado por Sánchez Cantón y Filgueira Valverde en relación con Combarro y el valor del turismo como fuente de recursos.

En la sesión de ayer se entregó a todos los asistentes de un ejemplar del “Plano Artístico de Combarro a principios del siglo XX”, que fue editado en 1994 con la cuantía del Premio Pedra do Destino concedido a la Asociación A Solaina en 1993 por Amigos do Museos de Galicia, en reconocimiento a su decidida actuación en la defensa del patrimonio cultural de Combarro.

Vallejo puso de manifiesto en la cita de ayer el papel de muchos de los presentes, desde el propio Guerra hasta Felipe Senén y Carlos Valle en “poner de relieve la villa de Combarro y su forma de vida, representativa de la Galicia costera, que combina actividades agrícolas y marítimas, así como destacar su arquitectura y urbanismo, resueltas en formas populares de tal equilibrio y belleza que merecían ser conocidas y divulgadas”.

El segundo acto de esta actividad será el 26 de mayo, a las 20.00 horas y de nuevo en la sede de Rega dos Agros. Consistirá en una “Charla-Taller” impartida por el propio Francisco Guerra y el arquitecto técnico José Carlos Castro Martínez. Se tratarán las fuentes para la documentación del Plano Artístico de Combarro y las técnicas utilizadas para su elaboración.