Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Clara afronta el parón de las visitas del público tras los trabajos de limpieza

El ambicioso estudio arqueológico que empezará en junio provocará el cese temporal de las jornadas de puertas abiertas

Uno de los sótanos después de los trabajos de limpieza y desescombro llevados a cabo en todo el Convento. Gustavo Santos

El Convento de Santa Clara afronta este fin de semana su última jornada de puertas abiertas, días después de finalizar con las labores de limpieza y desescombro, que darán paso la próxima semana a los trabajos de exhumación de la zona del claustro y el cementerio que forman parte de este recinto eclesiástico del siglo XIII situado en el corazón de Pontevedra.

Rey, director del museo, con uno de los objetos hallados. Gustavo Santos

Con los trabajos de limpieza, se llevó también a cabo una catalogación exhaustiva de todos los objetos encontrados en las dependencias, los cuáles están todavía en proceso de ser inventariados.

“El criterio consiste en recuperar todo aquel material que pudiera tener un valor histórico, artístico, contextual que nos permita poder realizar en el futuro alguna recreación o escenografía”, explicó Xosé Manuel Rey, director del Museo de Pontevedra, que detalló el criterio para su recogida como el de “piezas de museo”, ya que pueden ser importantes “no por lo que son en sí, sino por lo que cuentan”, de cara a explicar a los visitantes relatos propios de la vida en el interior de Santa Clara.

Esta actuación permitió hacer una compilación de “pequeños tesoros” que, según el director del Museo se conservan en 700 años de historia del inmueble de las clarisas en Pontevedra.

“El criterio consiste en recuperar todo aquel material que pudiera tener un valor histórico, artístico, contextual que nos permita poder realizar en el futuro alguna recreación o escenografía” (Xosé Manuel Rey, director del Museo)

decoration

Inicialmente, se prevé que, a partir de este próximo lunes, sean cerca de 60 cuerpos, todos ellos sepultados desde 1900, los que retire la empresa funeraria contratada por las monjas del convento, aunque no se descarta que esa cifra aumente con la aparición de tumbas de otras épocas.

Por otra parte, la exhumación dará paso, en junio, al estudio multidisciplinar –arqueológico, historiográfico, artístico y documental– que se llevará a cabo en el recinto, el cual servirá no solo para identificar y evaluar la arquitectura del lugar, sino para determinar los potenciales usos que se le den al recinto.

Esas labores en el interior del convento se llevarán a cabo a partir del día 13 de junio, en un estudio calificado por la Diputación como el “más grande que se ha hecho nunca en Galicia” de su ámbito, en palabras del vicepresidente del Gobierno provincial, César Mosquera.

El anteproyecto de rehabilitación, a concurso

La Diputación de Pontevedra prevé convocar un concurso internacional de ideas para definir cómo se realizará la rehabilitación del convento de Santa Clara y su incorporación al Museo de Pontevedra. Tras la visita a las salas que fueron objeto de los trabajos de limpieza, desescombro y catalogación de objetos, César Mosquera, vicepresidente de la Administración provincial, aseguró que “los mejores especialistas del mundo en museos” se presentarán, para ver qué posibilidades hay de organizar los espacios, proporcionando las mejores soluciones posibles para el uso del edificio como museo.

Por otro lado, Mosquera afirmó que el objetivo es tener información suficiente del estudio arqueológico e histórico-artístico en torno a septiembre y octubre, para poder iniciar los trámites de las bases del concurso. “No está en estado de urgencia para actuar, pero la urgencia la ponemos nosotros porque tenerlo parado no procede”, señaló el vicepresidente.

A su posible utilización como museo también hizo referencia Xosé Manuel Rey, director del Museo de Pontevedra. “Tenemos establecidos pasos para que una vez rematada la intervención podamos tener una idea muy clara de hasta donde podríamos llegar y tenerlo en cuenta para el posible pliego de prescripciones técnicas con el que sacar adelante el concurso de ideas”, explicó.

De baúles para la dote a latas de aceite del Plan Marshall

La limpieza de varios espacios de Santa Clara dejó en las estanterías de algunas habitaciones del inmueble pontevedrés todo tipo de objetos variopintos que llegaron al convento en épocas completamente diferentes. Es el caso de varios barriles y baúles con siglos de antigüedad, de los que los técnicos encargados de inventariar todo lo que se encuentra postulan que pueden pertenecer a algunas de las monjas que llegaban con la dote a la comunidad clarisa de la ciudad. Los trabajos también dejaron para el inventario efectos propios del Plan Marshall, como latas de aceite de soja procedentes de los Estados Unidos.

Compartir el artículo

stats