Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desesperación con el Sergas de la madre de una niña sorda: “Oír es una necesidad”

La huelga del servicio de Otorrino del Hospital Clínico de Santiago ya afecta a pacientes del área sanitaria de Pontevedra. Su hija lleva meses de retraso en la reprogramación de sus implantes

Verónica Rial muestra la reclamación que ha presentado ante el Sergas. GUSTAVO SANTOS

La huelga indefinida en el servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico de Santiago, que según el comité convocante ya ha provocado la suspensión de más de 2.200 consultas, también está afectando a los pacientes derivados desde el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El conflicto se inició a principios del mes de junio del año pasado, cuando se denunciaron problemas con el jefe del servicio para la prestación asistencial. No se solucionaron, por ello los profesionales comenzaron con paros en diciembre, que fueron aumentando en días cada semana. Los retrasos en las citaciones y la falta de respuestas embargan a los pacientes y sus familiares.

Es el caso de Verónica Rial, una vecina de Barro madre de una niña de 7 años implantada bilateral por hipoacusia profunda e intervenida en el Clínico de la capital gallega. Cada seis meses tiene sus citas pertinentes para la reprogramación de sus implantes. “Hace dos meses tenían que habernos llamado, pero me pongo en contacto con el Hospital Clínico de Santiago y me comentan que ni siquiera a ellos el servicio de Otorrino les cogen el teléfono. Amablemente, me dan varios números y que lo intente, y que si no lo consigo, me persone”, explica a FARO.

Moveré cielo y tierra si hace falta para que vean a mi niña, pero no me voy a quedar quieta. Yo no culpo a nadie, solo quiero que nos busquen una solución y nos reprogramen

decoration

Un implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar. Se puede utilizar con personas sordas o que tengan muchas dificultades auditivas.

“Tras varios días de intentos fallidos, me persono en dicho hospital y la persona que me atiende muy amable me dice que el servicio está devastado, que el Sergas considera que la reprogramación no es esencial y que han cambiado la marca de implantes, además de que hay una huelga indefinida y que lo único que puedo hacer es poner una reclamación en atención al paciente, como así he hecho”, indica mostrando el documento entregado, fechado el pasado 16 de mayo.

La pequeña Sara muestra sus implantes cocleares. FdV

La madre se siente desesperada porque, tal y como asegura, su niña hace un mes y medio que acusa problemas con ciertos sonidos “que no le llegan, que se le escapan”, tal y como se lo ha confirmado el logopeda. “Es por eso que cada cierto tiempo tienen que ajustar los graves y los agudos. A largo plazo, los niños sordos si escuchan mal se terminan aislando, porque sienten que no encajan. Hasta ahora en el servicio, por este motivo, eran muy puntuales, pero ahora ni cogen el teléfono”, se lamenta.

Reconoce que siente “pánico absoluto, porque oír es una necesidad”. “Moveré cielo y tierra si hace falta para que vean a mi niña, pero no me voy a quedar quieta. Yo no culpo a nadie, solo quiero que nos busquen una solución y nos reprogramen”, afirma.

Cambio de empresa

Fuentes del área sanitaria de Santiago aseguraron ayer a FARO al ser consultadas por esta cuestión que la huelga indefinida diaria en el servicio de Otorrinolaringología, que continúa a día de hoy y sigue un grupo de profesionales, incluye servicios mínimos y que, en todo caso, en lo referido a la reprogramación de implantes cocleares hay que tener en cuenta que se ha producido recientemente “un cambio en la empresa que los lleva y que el retraso en las citaciones podría deberse a errores en el traspaso de los pacientes usuarios”.

Compartir el artículo

stats