La Consellería de Medio Rural está invirtiendo cerca de 120.000 euros en la mejora de áreas cortafuego y de pistas forestales en la comarca de Pontevedra, con el objeto de avanzar en la prevención de incendios. Las actuaciones se centran en zonas de alto riesgo de registrar fuegos forestales de los ayuntamientos de Pontevedra, Barro, Meis y Poio, todos ellos pertenecientes al distrito forestal XIX Caldas-O Salnés.

En concreto, los trabajos preventivos consisten en la mejora de pistas forestales empleando pala y motoniveladora, así como en el desbroce y en la instalación de pasos de agua donde es necesario. El objetivo es facilitar el acceso de los medios de prevención y extinción por estas vías y, al tiempo, evitar la propagación y disminuir el riesgo de incendios forestales.

En cuanto a la mejora de áreas cortafuego, se están ejecutando desbroces, podas o rareos, para interrumpir la continuidad de la vegetación en aquellos lugares especialmente adecuados de cara a detener un posible incendio forestal y para proteger los principales valores naturales.

Cifras

En cifras, los trabajos que se están llevando a cabo rondan las 30 hectáreas de mejora de áreas cortafuego y la realización de desbroces, podas y rareos en 10,76 hectáreas de esas áreas. En relación a las pistas forestales, se actuará en 7 hectáreas de fajas auxiliares y en 5 kilómetros de este tipo de vías.

Cabe añadir que las labores se localizan en los montes vecinales en mano común de Curro, en el ayuntamiento de Barro; en los de Campañó, en Pontevedra; en los montes de San Tomé de Nogueira, en Meis; y en los de Tarrío y Arén, en el ayuntamiento de Poio.

Los trabajos se enmarcan en el Plan preventivo de la Consellería de Medio Rural.

Por otra parte, el gobierno gallego señala que la programación de 2022 se acaba de aprobar en el Consello da Xunta y contempla una inversión de 33,1 millones de euros, para actuar en más de 58.600 hectáreas del territorio y en casi 5.800 kilómetros de pistas y otras vías de comunicación.