Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las familias pontevedresas tienen más perros que hijos: uno por cada cinco habitantes

Vecinos de Pontevedra juegan con sus perros en la calle Peregrina. | // GUSTAVO SANTOS

La población infantil desciende al mismo ritmo que aumenta la de mascotas en los hogares de Pontevedra. Si bien es un fenómeno generalizado en todas las ciudades de nuestro entorno, el número de perros censados en la capital del Lérez es significativo por tratarse de una de las urbes gallegas con más población canina, al menos en cuanto a la registrada oficialmente.

En Pontevedra hay un perro por cada cinco habitantes. Según el Rexistro Galego de Identificación de Animais de Compañía (Regiac), que elabora la Consellería de Medio Ambiente, en esta ciudad de 83.114 habitantes hay un total de 16.790 canes.

En el municipio residen 11.857 vecinos menores de 16 años –según el padrón de 2021–, por lo que a día de hoy en los parques de Pontevedra ya se pasean más canes que hijos.

Los casi 17.000 perros referidos son únicamente los que cuentan con microchip y están por tanto inscritos en el Regiac. En este censo se incluyen solo las mascotas que fueron identificadas mediante un chip por sus propietarios, por lo que con toda probabilidad hay más animales en las viviendas pontevedresas; en aquellas en las que no se cumple la Lei de 2017 de protección e benestar dos animais de compañía de Galicia.

Comarca

Esta proporción entre canes e hijos es semejante en Marín e igualmente desfavorable respecto a la cifra de menores humanos. En la villa marinera hay 4.362 perros censados en el Regiac (igualmente un animal por cada 5,5 habitantes) frente a solo 3.270 menores de hasta 15 años.

Pero la relación de número de canes por habitante se acerca mucho más en los municipios más rurales del área de Pontevedra. Así, en Campo Lameiro, con 1.280 perros registrados por la Xunta, y Cerdedo-Cotobade, con 3.464, hay casi un can por cada persona.

En el municipio de A Lama hay 1.399 perros registrados, en Barro están censados 1.542 y Ponte Caldelas tiene 2.315 mascotas con microchip, lo que supone en estos casos casi dos animales por cada vecino.

En Poio hay 4.576 perros censados, uno por cada cuatro habitantes, y en Vilaboa constan 2.087 canes, uno por cada tres vecinos.

Los datos son solo referidos a perros, por lo que si contabilizásemos todas las mascotas que hay en los hogares de Pontevedra la diferencia entre animales y habitantes se dispararía.

Protectora Os Palleiros

Al margen de los canes que residen con sus familias, en el refugio de la Protectora Os Palleiros de Pontevedra viven actualmente otros 70 perros que a día de hoy no tienen la suerte de contar con un hogar. Aunque el número de perros abandonados en esta protectora parece muy elevado, Os Palleiros llegó a acoger, en sus peores momentos, a 180 animales, como explica la presidenta de la agrupación, Gloria Cubas.

La representante de Os Palleiros indica que últimamente se están realizando muchas adopciones, pero el problema de la protectora es que “entran más animales de los que salen”. En algunos casos son abandonados en el propio recinto de este refugio.

La asociación se enfrenta además al problema de que muchos de los animales que llegan hasta ellos no han sido socializados, por lo que requieren un canil y un recinto de juego particular, ya que no saben convivir con otros canes. Unos espacios extras que a este refugio nunca le sobran. La población del recinto canino situado en Campañó suele ser excesiva para el espacio del que disponen.

Compartir el artículo

stats