Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retraso de Costas en aprobar el vial de Mollavao agota la paciencia del Concello: “ya clama al cielo”

El gobierno local aguarda desde hace año y medio una concesión de 50 años en el “solar de los circos” para su plan de conexión de Rosalía de Castro y la avenida de Marín | Lores expresa su malestar por esta larga espera

Plano del vial que diseñó el Concello para unir Rosalía de Castro y la avenida de Marín. FdV

“Ya clama al cielo”. Así de explícito se ha manifestado el alcalde, Miguel Fernández Lores, ante el retraso, de año y medio, en que Costas del Estado se pronuncie sobre un proyecto que el Concello persigue desde 2018: el nuevo vial de Mollavao, en parte del “solar de los circos” y que serviría para reordenar el tráfico en la calle Rosalía de Castro. “Tenemos todos los avales y solo falta un trámite”, la autorización de Costas, recuerda el alcalde.

Según fuentes municipales, esta actuación cuenta inicialmente con “luz verde” del servicio de Costas en Pontevedra para otorgar esos terrenos, dentro del dominio público marítimo-terrestre, en concesión al Concello. Pero esa autorización en la jefatura provincial permanece “encallada” desde hace casi año y medio en Costas del Estado en Madrid. “Solo falta que Madrid resuelva”, explica por su parte el concejal de Infraestruturas, César Mosquera, que recuerda que incluso el delegado del Gobierno, José Miñones, se ofreció a mediar, pero hasta ahora sin resultados.

Esta falta de respuesta retrasa un plan que el Concello maneja al menos desde 2018 y que está pactado con la Diputación, que asume la financiación. Las quejas del alcalde llegaron, precisamente, en la firma de otro acuerdo con su presidenta, Carmela Silva. Todos avanzan en su ejecución menos el de Mollavao. El convenio entre ambas instituciones se firmó en diciembre de 2020, el mismo mes en el que Costas sacó a exposición pública la solicitud municipal. Desde entonces, ninguna novedad.

La entidad provincial aporta la financiación (938.824 euros) y la municipal licitará las obras. La nueva carretera de Mollavao discurrirá, a la altura del “solar de los circos”, entre dos glorietas, una en la avenida de Marín y otra en la carretera vieja. La longitud de la vía es de 97 metros y su ancho será de 15, divididos en una sección de dos carriles de cuatro metros, dos arcenes de un metro, y dos sendas de 2,5 metros.

Esta nueva carretera de Mollavao permitirá al Concello poner en marcha la reforma del primer tramo de Rosalía de Castro con un proyecto complementario. Contará con los elementos de mejora de la seguridad vial y “lombos” que estarán situados en la calle Rosalía de Castro, antes y después de la glorieta de acceso. Además se construirá otro paso sobreelevado en medio de la carretera de nueva construcción; y un cuarto antes de la glorieta de la avenida de Marín. El proyecto contempla que se renovarán además todos los servicios.

Esta nueva carretera de Mollavao permitirá al Concello poner en marcha la reforma del primer tramo de Rosalía de Castro con un proyecto complementario

decoration

Sin embargo, toda esta actuación no acaba de salir adelante por un trámite burocrático que no llega. Al tratarse de una zona de dominio público, el Concello negoció con Costas una posible solución. Tras barajarse una desafectación de los terrenos, se descartó esta opción por “no estar suficientemente justificada” y se abogó por una concesión a 50 años. Presentada la solicitud, se expuso al público en diciembre de 2020, y fue entonces cuando llegó una alegación del COAG. Según el Concello, la delegación pontevedresa de Costas desestimó esa reclamación del Colegio del Arquitectos pero se aguarda desde entonces por la respuesta definitiva de Madrid.

El gobierno local había sustentado en esta vial el eje de su plan para mejorar la conectividad limitada en la zona (ya que no existe buena conexión entre la carretera y la autovía hasta pasado Placeres), y también permitiendo la mejora del primer tramo de Rosalía de Castro, poniéndola de dirección única de salida a Marín, con aceras más amplias y calidad urbana. “Cambiará de manera sustancial toda la zona”, según las previsiones municipales.

Esta nueva carretera permitiría al Concello poner en marcha la reforma del primer tramo de Rosalía de Castro con un proyecto complementario, donde hasta ahora era difícil aplicar el denominado “modelo Pontevedra” por la falta de espacio. Una vez ejecutadas ambas actuaciones el tráfico de llegada desde Marín pasará a la autovía.

La nueva carretera de Mollavao contará con los elementos de mejora de la seguridad vial y de movilidad, tanto rodada como peatonal, que se están implantando en todos los viales municipales y provinciales. Así, para lograr el calmado del tráfico se construirán en los accesos a este nuevo enlace dos pasos de cebra sobreelevados (popularmente “lombos”) que estarán situados en la calle Rosalía de Castro, antes y después de la glorieta de acceso.

Además se construirá otro paso sobreelevado en medio de la carretera de nueva construcción; y un cuarto antes de la glorieta de la avenida de Marín. El proyecto contempla que se renovarán además todos los servicios, se instalará nueva iluminación (desplazando algunos de los puntos actuales, conectando 10 nuevas luminarias y 8 refuerzos lumínicos en los pasos de cebra), además de plantar vegetación en los espacios verdes de las rotondas y también algunos árboles de mayor porte, para humanizar el vial.

La glorieta más cercana a la ría tendrá un radio exterior de 16 metros, contando el parterre interior de alrededor de 13 metros de diámetro, un empedrado de un metro y medio, dos carriles de 3,5 metros cada uno, y de dos arcenes de 0,50. La glorieta interior será más pequeña, únicamente llegando a los 13 metros de radio, y con la misma disposición de carriles y arcenes.

Los terrenos de A Xunqueira y Ponte Sampaio, otras desafectaciones pendientes desde hace años

La falta de respuesta de Costas a solicitudes municipales no afecta tan solo al vial de Mollavao. Otro proyecto de envergadura que maneja el Concello desde hace unos años permanece “aparcado” porque no se obtiene la luz verde a la desafectación del suelo marítimo-terrestre. Se trata de la reordenación del entorno de la playa fluvial de Ponte Sampaio y el antiguo campo de fútbol, ya demolido. La intención municipal es ampliar la playa y acondicionar la zona, pero argumenta que sin ese trámite de Costas no puede afrontar las obras. También aguarda el Concello desde hace años que este mismo departamento del Ministerio para la Transición Ecológica se pronuncie sobre la propuesta municipal de desafectar (o al menos reordenar) los terrenos afectados por el deslinde marítimo-terrestre en la zona educativa de A Xunqueira, el campus y el Pabellón de Deportes. Es una amplia extensión repleta de edificios públicos, muchos de ellos en zona de dominio público litoral y otros fuera de ese deslinde. La pretensión municipal es excluir esos organismos de la tutela de Costas, pero tampoco hay respuesta. La última autorización de Costas a un plan municipal es la relativa al Parque da Dignidade previsto en Praceres, junto a la depuradora que la Xunta quiere ampliar.

Compartir el artículo

stats