Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pensionistas son el 18% de la población local y perciben una media de 1.130 euros

En la última década el número de perceptores de una pensión creció un 13,3%

Jubilados sentados en un banco de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

Más del 18 por ciento de la población de Pontevedra es pensionista. Concretamente un total de 15.444 personas, que perciben una pensión media de 1.130,35 euros al mes, con una diferencia de casi 300 euros de lo que cobran los varones sobre las mujeres. Son datos del último informe del Instituto Galego de Estatística (IGE) con valores referidos a 2020.

La población pensionista de Pontevedra ha aumentado un 13,3% en los últimos diez años. Al inicio de 2011 los pontevedreses que percibían una pensión eran un total de 13.389. En ambas comparativas el número de mujeres supera ligeramente a los hombres, en la misma medida que la pensión media que reciben ellas es inferior a la de ellos.

En la última década la pensión media de los pontevedreses se ha incrementado en un 22,3 por ciento, pasando de los 877 euros con los que comenzó 2011 a los 1.130 euros de 2020.

El mayor número de población pensionista en la ciudad se sitúa entre los 65 y 74 años de edad, un total de 5.857 personas, y la edad de los jubilados también influye en el importe medio de las pensiones.

Así, hasta los 64 años de edad la pensión media percibida es de 921,26 euros, entre los 65 y 74 años cobran 1.342,79 euros de media, entre los 75 y los 84 años la media baja a 1.095,88 euros y a partir de los 80 años de edad no llega a los 940 euros por término medio.

Comarca

Según este informe recientemente publicado por el Instituto Galego de Estatística (IGE), con datos de la Seguridad Social, en Marín hay 5.156 pensionistas, en Sanxenxo 4.085, en Poio 3.400, en Cerdedo-Cotobade 1.760, en Ponte Caldelas 1.438, en Vilaboa 1.688, en A Lama 746, en Barro 870 y en Campo Lameiro 570.

La cifra que perciben los mayores pontevedreses es 142 euros por encima de la media gallega. Sin embargo, en el ranking de las ciudades gallegas, Pontevedra está en la parte baja de la tabla. Ferrol, con 1.252 euros de media, cuenta con los pensionistas que más cobran de Galicia. Le sigue A Coruña (con 1.202 euros de media) y Vigo (con 1.182 euros). Santiago también cuenta con una media superior a Pontevedra (1.150 euros) y solo Lugo y Ourense, con 1.062 y 1.018 euros mensuales, están por debajo.

La diferencia de ingresos entre una mujer y un hombre pensionista es, en términos absolutos y en el conjunto de Galicia, de 376,5 euros al mes, según el último informe elaborado por el sindicato CIG. La pensión de las mujeres se situaba en 2021 en 713,18 euros mensuales, frente a los 1.089,38 de los hombres. Esta distancia sitúa la brecha de género de las pensiones en el 34,5%, según indica CIG.

Vida laboral

Esta brecha se explica por los menores años cotizados y las bases de cotización más bajas, consecuencia de la precaria vida laboral.

Entre las personas con menos de 25 años, recién incorporadas al mercado laboral por lo tanto, se contabiliza un mes menos cotizado entre las mujeres que entre los hombres. A medida que vamos sumando años la brecha se va ensanchando, para al final de la vida laboral, con más de 65 años, alcanzar una diferencia de 10 años y 7 meses. Si a un menor número de años cotizados sumamos unas bases de cotización más bajas, se explica la brecha analizada, según el mismo estudio elaborado por CIG.

Este informe de 2021 indica que la base de cotización media fue de 1.641 euros al mes (1.796 los hombres, 1.492 las mujeres), con una diferencia media a favor de los hombres de 304 euros mensuales. Ya entre las bases de la gente más joven, menores de 24 años, la diferencia es de 195 euros; a partir de esta edad a diferencia va aumentando, hasta las edades comprendidas entre los 45 y los 55 años, donde alcanza los 442 euros al mes. A la edad de jubilación, la diferencia es de 365 euros.

Otro caso es de las personas que por no haber trabajado fuera del hogar o no haber cotizado los años suficiente para acceder a una pensión contributiva, perciben una no contributiva. En este caso la brecha de género también es alarmante, según indica CIG. De las 37.841 personas que perciben este tipo de prestación, 24.936, el 66% son mujeres. Algo semejante ocurre con las perceptoras de la Risga, en este caso las mujeres son el 60% del total, 5.442 perceptoras, frente a 3.578 hombres.

Compartir el artículo

stats