Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para la partida a Ucrania de la gran recogida

Voluntarios de AGA Ucraína trabajan preparando los más de 30 palés con ayuda humanitaria que saldrán desde Vilaboa mañana lunes

Organización del material según categorías en el almacén. | // GUSTAVO SANTOS

Sin descanso están trabajando este fin de semana los voluntarios de la asociación AGA Ucraína en el bajo cedido altruistamente por una particular, Noelia Rodríguez, en Vilaboa para almacenar la ayuda humanitaria que mañana lunes partirá hacia el país invadido por Rusia. Serán más de una treintena de palés que se transportarán directamente hasta la frontera entre Polonia y Ucraina en un camión que saldrá desde esta localidad pontevedresa. Este viaje es posible gracias a la solidaridad de particulares y empresas, que no han dudado en aportar desde pequeñas hasta grandes donaciones, porque todo grano de arena es importante en cualquier guerra. El trailer llevará ropa y calzado, alimentos no perecederos, medicación para hospitales y centros de salud, productos de higiene personal y droguería y pienso para animales.

Fátima Ferreira, responsable de AGA Ucraína en la comarca de Pontevedra, destaca el interés y el esfuerzo de la población para colaborar: “Es emocionante ver como mucha gente mayor, jubilada, ha hecho compras en el súper para enviárnoslas, así como grupos de amigos, que las hicieron conjuntamente”. “La ciudadanía es súper solidaria; nunca me esperaría tantas llamadas para hacer donativos ni para ofrecerse a venir como voluntarios. Hay gente que ya lleva dos meses viniendo a trabajar: clasificando, cargando, precintando...”, cuenta sobre este aluvión solidario.

Dos voluntarias cargan una caja. | // G,S.

“Es emocionante ver como mucha gente mayor, jubilada, ha hecho compras en el súper para enviárnoslas, así como grupos de amigos, que las hicieron conjuntamente”

decoration

Pero también quiere agradecer públicamente a las empresas colaboradoras, sin las cuales no hubiera sido posible la logística que este tipo de acciones requieren. Por ejemplo Trans Pereira, que aporta sin coste el camión, el combustible y el chófer; o IDC Caldas, con su donación de palés, cajas, film y cinta de embalaje, así como comercios de la comarca que respondieron a la petición de cajas para almacenar. En cuanto a la maquinaria para mover las cargas, es posible gracias a Myagal, Panaderías Acuña y Gerardo Silva. “El listado de agradecimientos es muy largo y seguro que me dejo alguno atrás, pero estos donativos fueron recogidos y aportados por el Centro de Negocios de Pontevedra, Las Merceditas de Iria, Grupo Arta, Peluquerías Carlos Conde, Panaderías Acuña, farmacias de la Calle Real y Campolongo, Mail Boxes, Nutriprema, empleados de Ence y de Froiz y colegios como el Sagrado Corazón de Placeres o La Inmaculada de Marín, entre muchos otros”, resume.

Y, por supuesto, infinito agradecimiento a los voluntarios, entre 50 y 60 en toda la comarca, “prácticamente todos pasan de los 40 años; nos gustaría que se animase la gente joven”, confiesa Fátima Ferreira.

Entregada en el propio país

Toda esta ayuda humanitaria fue recogida desde que estalló la guerra en Ucrania. Una vez que sea entregada en el país de destino, la asociación se replanteará si inicia otra campaña. “Por ahora tenemos que vaciar el almacén, a partir del lunes, que es cuando se va el camión, hablaremos, porque para que esto continúe necesitamos seguir contando con los voluntarios, con un mínimo de seis diarios en dos turnos”, recuerda la responsable de AGA Ucraína en la comarca.

El trailer saldrá mañana desde Vilaboa hacia Ucrania. Cruzará la frontera desde Polonia y en un punto de encuentro descargará toda la ayuda para humanos y animales para otro vehículo de similares dimensiones que los colaboradores en el país pondrán a su disposición. AGA Ucraína tiene acuerdos con ayuntamientos ucranianos y ONG, que serán quienes se encarguen de la distribución de todo el material en las zonas donde más falta hace, así como en los centros a los que las víctimas de la guerra pueden acercarse a recogerlo.

Este ha sido el primer gran paso, y el fruto de un enorme esfuerzo, de la colaboración solidaria de toda una comarca que no ha dudado en ayudar cuando más se le necesita. De los medios humanos y materiales disponibles dependerá que la iniciativa se pueda volver a repetir.

Compartir el artículo

stats