Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de la ría vuelve al mar sin descartar nuevos paros a la espera del consejo de ministros

La huelga del transporte también se suaviza en la comarca y tan solo se registró actividad de los piquetes en el sur de la provincia

Marineros de un buque descargando ayer capturas en Portonovo. | // RAFA VÁZQUEZ

Cuando se cumplía una semana desde que cuatro de las cofradías de la ría de Pontevedra habían iniciado un paro por el continuo ascenso de los precios del carburante, ayer, la mayoría de los barcos volvieron a hacerse a la mar para abastecer de pescado y productos acuícolas al sector alimentario de la comarca.

Es una vuelta al trabajo con cierta desconfianza, mirando de reojo a lo que vaya a pasar hoy en Madrid, en el consejo de ministros en el que el Gobierno aprobará el Plan de Choque de Respuesta a la Guerra y que incluirá paquetes de ayudas a los sectores más afectados por el incremento de costes, como es el primario y concretamente la pesca.

Los amarres de los buques de la ría podrían volver si las medidas no les convencen y hacen que sea rentable salir al mar

decoration

Entre otras medidas, el Gobierno anunció ayer un “importante paquete de ayudas” de 362 millones para la agricultura y la ganadería, y otro de unos 68 millones de euros para la pesca, además de actuaciones para corregir el incremento de costes para estos sectores. “Soy consciente de que muchos buques están amarrados a puerto por falta de rentabilidad y esto es algo que no nos podemos permitir”, afirmaba también el ministro Luis Planas tras una reunión con los representantes de las cofradías el pasado miércoles: “Estas medidas tienen como objetivo limitar al máximo el impacto del coste del gasóleo en la cuenta de explotación de la flota pesquera”.

Esperando que estas ayudas se concreten en acciones que “sean efectivas y reales”, los buques de la ría volvieron a salir ayer al mar, tal y como confirmaba el patrón mayor de la Cofradía de Portonovo, Juan José Besada. “Decidimos en una reunión por whatsapp salir a faenar a la espera de lo que se decida mañana (por hoy) en el consejo de ministros”; dice.

Es una vuelta al trabajo condicionada a las medidas que se puedan adoptar por parte del Gobierno, explica. “A ver qué deciden, pero no descartamos que se pueda volver a parar si lo que se acuerda no nos convence, dado que la situación es grave, no podemos esperar más, hay que actuar ya, no podemos esperar, ni un mes, ni dos meses, ni tres”, añadió Besada.

Los buques de artes como el enmalle regresaban a puerto a mediodía de la jornada de ayer con las primeras capturas tras el paro y los buques del cerco partían ayer sobre las 19 horas para retomar la actividad.

Transporte

Por otra parte, otro de los conflictos que parece encauzarse, al menos en la provincia, es el del transporte. Desde la principal asociación de Pontevedra, Asetranspo, su presidente, Ramón Alonso, explicaba ayer que el 90% del sector estaba trabajando a nivel estatal y que el paro estaba bajando en intensidad en Galicia. Una comunidad que, junto a Andalucía y Castilla y León fue de las más afectadas por la ruptura de la cadena de logística.

Desde Asetranspo se señalaba ayer que el 90% del sector del transporte está ya de vuelta al trabajo

decoration

No obstante, sigue habiendo alguna asociación que mantiene la convocatoria de paro, es el caso de Apetancor, que el sábado decidió en una votación muy dividida continuar adelante y no volver al trabajo en Galicia. Fueron 93 de los 188 votos emitidos los que apoyaron continuar con las protestas. Además, el colectivo especificaba que Apetamcor continuaba secundando el paro pero respetando la libertad de los socios y socias que quieran trabajar. En Pontevedra, la votación fue en la sede de O Porriño y el resultado fue de empate a 27 entre los que apoyaban continuar con la protesta y los que no.

Así, la presencia de piquetes es casi nula ya en las principales áreas industriales y las protestas se ciñeron ayer a caravanas de vehículos en áreas industriales del sur de la provincia como O Porriño.

Escaso seguimiento del cierre convocado en el sector de la hostelería a pesar del apoyo a las demandas

Otro sector que amagó con sumarse a los paros realizados por autónomos y empresarios en sectores como el ganadero, la pesca y el transporte era el de la hostelería. La queja, la misma. El aumento de costes que hace muy difícil sacar rentabilidad a los negocios a fin de mes, especialmente el incremento de los recibos de la luz. A lo largo de los últimos días se vino planteando realizar en la jornada de ayer un cierre patronal y no abrir las puertas de los negocios hosteleros. La iniciativa tuvo cierto seguimiento en algunos puntos de Galicia.

La postura oficial de colectivos como Hoempo, en Pontevedra, era respaldar la convocatoria pero dar libertad a los socios tanto de Pontevedra como de Marín y Poio a la hora de secundar o no la protesta. Y aunque la mayoría del sector está d acuerdo con la demanda de ayudas ante el incremento de costes, fueron pocos los establecimientos que cerraron ayer en Pontevedra para sumarse al paro. Como reconoció Antonio Fernández, de Hoempo, la mayoría de los negocios abrieron sus puertas “y los que las cerraron lo hicieron porque el lunes ya es el día que tienen como norma cesar la actividad para descanso del personal”.

Compartir el artículo

stats