Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Salón do Libro supera su ecuador agotando plazas y con éxito de visitas

La iglesia de Santa Clara y el Pazo fueron escenario ayer de los espectáculos que conmemoraron el Día de la Narracion Oral

Los bebés figuran entre los grandes invitados al Salón do Libro. GUSTAVO SANTOS

El Salon do Libro, que en este 2022 recupera presencialidad y los aforos al 100% tras el parón y las limitaciones ligadas a la pandemia, supera su ecuador “con gran éxito tanto por la respuesta dle público como por las valoraciones recibidas”, indican los portavoces municipales.

Recuerdan que el evento de fomento de la lectura arrancó el pasado día 11 “y agotó en horas, e incluso en minutos, la reserva de plazas para los espectáculos de bebés o talleres”.

Por su parte, los cuentacuentos “también cubrieron los aforos y espectáculos dle auditorio como Fíos, 30 anos Cantando con Migallas gozaron de muy buena acogida, llegando el pasado viernes Uxía Lambona y a banda molona a agotar las entradas”.

Cándido Pazó y Quico Cadaval, dos de los narradores más reconocidos de Galicia, llevaron al antiguo convento historias, reflexiones y humor

decoration

A mayores, decenas de alumnos de 17 centros colaboradores visitaron durante las mañanas el Salón para conocer sus propuestas y asistir a actividades. Para esta semana que arranca están programads varias visitas de centros de Primarias y numerosas propuestas con estudiantes de ESO y Bachillerato.

Éstos mantendrán encuentros con autores como Xosé Cobas, Lorena Conde o Concha Pasamar.

Por otra parte, el Salón do Libro también fue ayer uno de los escenarios ara conemorar el Día Internacional de la Narración Oral. El Concello y Sete Falares diseñaron una programación que incluyó un “Roteiro de contos” en el Pazo que protagoniaron Bea Campos, Pavís Pavós, Polo Corro do Vento e Raquel Queizás, una propuesta pensada para familias con niños que dio paso por la tarde al espectáculo para el público adulto.

Éste tuvo lugar en la iglesia del convento de Santa Clara, donde tomaron la palabra Cándido Pazó y Quico Cadaval, dos de los narradores más reconocidos de Galicia, que llevaron al antiguo convento historias, reflexiones y humor.

Compartir el artículo

stats