Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Os Gafos, paraíso para las setas

Una investigación de 15 años cataloga 299 especies en las riberas

Los autores de la catalogación “Cogomelos das ribeiras do río Gafos”. | // RAFA VÁZQUEZ

Un total de 299 especies de setas han sido catalogadas en el río Gafos en un extenso trabajo de recogida e identificación que se ha prolongado durante los últimos 15 años. El ingeniero agrónomo y presidente de la Asociación Micolóxica Bricabois, Jaime Bernardo Blanco Dios, y el profesor de Ciencias Ambientales y Educación Ambiental e integrante de Vaipolorío, Amancio Castro, colaboran en la obra “Cogomelos das ribeiras do río dos Gafos”, que se presentará el próximo mes y resume las investigaciones y trabajos de campo iniciadas en la década de los 2.000.

“En esas fechas y casi al mismo tiempo”, explica el micólogo, “la asociación Vaipolorío intensificó su filosofía de documentar toda la biodiversidad ligada al río Gafos, de modo que casi al mismo tiempo se iniciaron estudios sobre distintos seres vivos”. Tras la catalogación de aves y plantas, le tocaba actualmente a las setas. O hongos, como explica que deberíamos llamarlos en realidad.

Los hongos son poco conocidos, pero claves para nuestra supervivencia. “Con los insectos, son el grupo de seres vivos con más diversidad a nivel mundial”, recuerda Jaime Bernardo Blanco Dios, que lamenta que “son los que conocemos en un porcentaje menor"

decoration

Son poco conocidos, pero claves para nuestra supervivencia. “Con los insectos, son el grupo de seres vivos con más diversidad a nivel mundial”, recuerda el ingeniero agrónomo, que lamenta que a pesar de su prevalencia “son los que conocemos en un porcentaje menor, y dada la trayectoria que llevamos no sé si llegaremos a conocerlos”, en alusión a los efectos del campo climático y en general el impacto de la vida humana sobre los ecosistemas.

A mayores de los 299 identificados, hay un grupo de hongos “que se nos han quedado en el tintero y resultan más difíciles de catalogar”, explica Jaime Bernardo Blanco Dios, que ha descubierto para la ciencia varias especies de setas pero no cree que vaya a haber sorpresas en esta ocasión. “Lo veo difícil, porque estadísticamente no suelen aparecer en los márgenes de los ríos”.

Así, en la catalogación han aparecido “especies típicas de los márgenes de los ríos y otras representativas de zonas más humanizadas, en correspondencia con el discurrir del río”, con espacios naturales, otros renaturalizados y tramos urbanos.

En la catalogación han aparecido “especies típicas de los márgenes de los ríos y otras representativas de zonas más humanizadas, en correspondencia con el discurrir del río”, con espacios naturales, otros renaturalizados y tramos urbanos

decoration

En lo que coinciden casi todas las especies catalogadas es en que no son comestibles. “En los márgenes de los ríos”, explican los autores de la guía, “suele haber mucha diversidad pero son espacios poco recomendables si lo que buscamos son setas para comer”. Así, en el caso de esta publicación “tiene más interés científico y naturalista” que para aquellos que busquen especies con las que enriquecer la despensa.

Pasada la parte central de la temporada de setas, este mes ya solo quedan en los bosques gallegos “los restos”, explica el presidente de Brincabois, asociación que un año más ofreció a los aficionados su servicio gratuito de identificación de setas. Jaime Bernardo Blanco Dios es uno de los micólogos que constata que ha sido un año gris, “muy regular, como para no acordarse”, resume.

La temporada de setas ha sido mediocre. Jaime Bernardo Blanco Dios es uno de los micólogos que constata que estamos ante un año gris, “muy regular, como para no acordarse”, resume

decoration

La singularidad de las riberas del Gafos, con intervenciones muy diferentes en distintas zonas, hace muy difícil a los investigadores concretar si se están produciendo cambios ligados al cambio climático en las poblaciones de hongos en este espacio natural en concreto. Lo que sí tienen claro es la demoledora presión que estamos ejerciendo sobre la naturaleza y con esta guía se proponen ayudar a conocer nuestros tesoros más próximos, porque resulta que el paisaje no ese sitio al que acudimos para pasear, es nuestro (hoy maltratado y ensuciado) hogar.

Maceiras de río para repoblar las riberas


La Asociación Vaipolorío llevó a cabo ayer labores de poda de la llamada “maceira de río”. Se trata de una especie autóctona salvaje que nace de estaca y resulta “ideal para patrón de cualquier tipo de variedad”, indican los integrantes del colectivo ecologista. Esta especie agradece los terrenos “húmedos y profundos”, recuerdan, y las podas realizadas ayer buscaban obtener estaquillas con las que realizar nuevas plantaciones.


La idea es promover este tipo de árboles autóctonos en la ribera del Gafos. A mayores, Vaipolorío ofrece a todos los interesados en disponer de esta variedad para plantaciones o para realizar patrones la posibilidad de hacerse con estaquillas, solicitándolo en el teléfono 676842942.

Compartir el artículo

stats