Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “PillaBici” resucita en el campus

La Universidade de Vigo pone en marcha un servicio de préstamo de bicicletas reacondicionando las del antiguo sistema municipal, que se suspendió en 2011

Un alumno de la Universidade de Vigo cogiendo una de las bicicletas del servicio de préstamo ayer. | // RAFA VÁZQUEZ

Después de la gran acogida de la estación de reparación de bicicletas, inaugurada en mayo del año pasado, la Universidade de Vigo da un paso más en el fomento de una movilidad sostenible con la puesta en marcha de un servicio de préstamo de bicicletas para toda la comunidad universitaria. La idea, enmarcada en las acciones del programa Green Campus, surge para facilitar los desplazamientos de los estudiantes, especialmente de los Erasmus que no cuentan con un medio de transporte propio en la ciudad, y que estos sean respetuosos con el medio ambiente y, al mismo tiempo, se promueven prácticas saludables.

Tal y como explica el director del Área de Infraestruturas del campus, José María Cancela, la iniciativa busca “promover desplazamientos que no impliquen emisiones de CO2. Aprovechando la orografía de Pontevedra, la idea es evitar el uso del coche, sobre todo para moverse entre el campus y el centro de la ciudad”.

La principal curiosidad de este servicio que se estuvo gestando durante la Navidad y que se puso en marcha el pasado lunes es que reutiliza una docena de las bicicletas del antiguo “PillaBici” municipal, donadas años atrás por el Concello, después de haberlas reparado y reacondicionado para la causa. El viejo sistema estuvo operativo entre 2009 y 2011 y finalmente se suspendió ante la fuerte pérdida de usuarios. Sin embargo, entre la comunidad universitaria recuperar este servicio era una antigua demanda que, después de un intento fallido hace unos años, ahora se hace realidad y de una forma muy “ecológica y sostenible, porque trabajamos con la idea de reciclar y reutilizar esas antiguas bicis”.

Las 12 bicicletas habilitadas para el servicio se encuentran distribuidas por los diferentes centros y dependencias del campus y, tal y como explica Cancela, la intención es que el sistema de préstamo sea “fácil”. Así, hay dos modalidades, una diaria, para la cual se pueden realizar las solicitudes en las conserjerías de las facultades y escuelas con la tarjeta universitaria, y una a largo plazo, para cuatro o cinco meses, pensada especialmente para los Erasmus, para la cual las solicitudes se deben realizar en la sede del Vicerrectorado, en la Casa das Campás, y las personas solicitantes deberán abonar una fianza de 30 euros que les será reintegrada tras la devolución de la bicicleta en condiciones correctas.

Aunque solo lleva unos días en funcionamiento, el sistema ya ha despertado “gran interés” y no solo entre los estudiantes, ya que el servicio incluye también el préstamo de dos bicicletas eléctricas, emplazadas en la Facultad de Ciencias da Educación e do Deporte y en el Vicerrectorado, cuyo préstamo se limita solo al uso diario por parte del personal de la UVigo. Continúa, por tanto, la exitosa línea de la estación de reparación de bicicletas, algo que, como indica Cancela, fue una acción “experimental y que ha tenido gran acogida, estamos muy contentos con ello”.

Compartir el artículo

stats