El transporte a demanda de Pontevedra se denominará “Coche de Punto” --un nombre tradicional del transporte público en Galicia-- y se pondrá en marcha de forma experimental el próximo 31 de enero en las parroquias de Marcón, Salcedo, Tomeza y Pontesampaio. Serán 20 vecinos de cada una de estas parroquias quienes prueben de forma gratuita este nuevo transporte público, en el que prestarán servicio diez taxistas de Pontevedra.

Al tiempo que se prueba el sistema, se está desarrollando la aplicación informática que gestionará este operativo y la redacción de la normativa que regirá el servicio.

Los vehículos comunicarán cada una de estas parroquias con el centro urbano, teniendo como puntos de parada en la ciudad la Plaza de Galicia, la Casa do Mar, sede de la Xunta de Galicia en Campolongo, Ambulatorio Virxe Peregrina, Hospital Provincial y Campus universitario, además de las estaciones de tren y autobús y la plaza de abastos. En este operativo experimental se incluye también el hospital de Montecelo como parada en el ámbito rural.

Por el momento no se han decidido las tarifas del nuevo servicio, que de forma regular comenzará a funcionar antes de que concluya este 2022, según informó este miércoles el concejal de Transportes, Demetrio Gómez.

Los vehículos que prestarán el servicio tienen una capacidad máxima de 9 plazas y los viajes serán compartidos o individuales, según decida el sistema informático que gestiona los trayectos.

El usuario, a través de la aplicación informática que organiza el operativo, debe identificar en el día anterior al desplazamiento el punto de partida, el destino y el horario. En su dispositivo recibirá la confirmación del viaje antes de realizarse.

Este jueves 20 se celebrará una reunión en la Casa Verde de Salcedo con los representantes de diferentes entidades sociales de las parroquias pontevedresas, para explicar la puesta en funcionamiento del servicio. Se prevé que cuando comience a operar de forma habitual se extenderá a las 15 parroquias de Pontevedra, que se dividirán en unas seis zonas para organizar los trayectos.

El concejal añadió que en esta prueba experimental y gratuita no se explicará a los usuarios cómo tienen que gestionar los viajes a través de la aplicación informática, para comprobar en qué puntos falla y cuáles se deben mejorar antes de que empiece a operar de forma definitiva.