Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores por cuenta propia de la comarca se mantienen en el 17% con el “autónomo experimental”

Suman en total 12.846, de los que 5.523 son vecinos del municipio de Pontevedra

Gente caminando por el centro urbano de Pontevedra. Gustavo Santos

La comarca de Pontevedra ha logrado iniciar 2022, pese a la pandemia del COVID, con una cifra similar de autónomos que el año anterior, incrementándolos incluso ligeramente. Esto se ha debido a la figura del “autónomo experimental”, tal y como aseguran desde la Asociación Intersectorial e Interterritorial de Autónomos e Pequenas Empresas de Galicia, APE Galicia.

Según los datos del Ministerio de la Seguridad Social, enero ha comenzado con 12.846 autónomos en la comarca, es decir, más de un 17% del total de trabajadores afiliados. Es casi el mismo porcentaje con el que concluía el año marcado por el coronavirus, el 2020, cuando eran 12.685 los trabajadores por cuenta propia.

Contrariamente a lo que se podía pensar, se ha producido así un pequeño aumento de autónomos en términos absolutos, con estos 161 más. ¿No ha sido entonces la pandemia tan dura para ellos como se creía?

La respuesta, para José Ramón Caldas, presidente de APE Galicia, está clara: “La pandemia creó la figura del autónomo experimental”.

“Muchos trabajadores de los que fueron despedidos por cierre de empresas o por reducción de plantilla se animaron a darse de alta como autónomos y probar suerte con alguna idea. ¿Por qué? Porque la cuota está subvencionada durante el primer año y solo pagan 60 euros”, informa.

Esto explicaría, y compensaría, que las cifras se hayan mantenido casi invariables pese a la crisis económica actual.

Caldas recuerda que el COVID ha afectado a todos los sectores y subraya que, sobre todo, “ha supuesto un cambio de hábitos y también una forma diferente de entender el consumo”.

En este sentido, destaca que no hay ningún sector que no haya sido golpeado por los efectos económicos de la crisis sanitaria, “pero el autónomo más perjudicado es el que no había empezado el proceso de digitalización”.

El autónomo más perjudicado es el que no había empezado el proceso de digitalización

José Ramón Caldas - Presidente de APE Galicia

decoration

Principales concellos

Obviamente, el municipio con mayor cifra de autónomos de la comarca es el capitalino. En Pontevedra hay actualmente 5.523 trabajadores por cuenta propia, frente a los 5.472 que había a estas alturas el año pasado.

Representan, en ambos casos, el 13% del total de trabajadores, ya que el motor económico de la ciudad, además de los servicios con empleados por cuenta ajena, es el tejido funcionarial.

Le sigue el concello de Sanxenxo, con 1.640, que sí representa un elevado 32% del total de trabajadores de la villa turística.

En cuanto a Marín, sus 1.324 autónomos suponen el 26%, mientras que en Poio, con 1.135, el porcentaje baja hasta el 15%.

Destaca, por otro lado, Caldas de Reis, donde el 22% de sus trabajadores son autónomos, 729.

Economía local

El hecho de que el 17% de los activos en la comarca sean trabajadores solo refuerza una vez más, según José Ramón Caldas, que “es un porcentaje elevado que permite hacerse una idea de la influencia del autónomo en la economía local”.

En cuanto a las ayudas prometidas debido a la pandemia, insiste en que sí están ahí, pero que “las administraciones tienen que continuar apoyando al autónomo en un momento en el que rentabilizar una actividad, sobre todo en el sector servicios, es todo un reto”.

“Necesidades reales”

Entre los objetivos de APE Galicia para este año figuran trasladar a la administración, a través de la Mesa del Autónomo, las inquietudes y necesidades reales de estos trabajadores y conseguir que se implementes políticas de apoyo y respaldo.

También la formación. “Ese será nuestro caballo de batalla este año. Impartiremos cursos en diferentes materias para que los autónomos mejoren su competitividad a través de la formación”, avanza.

Antonio del Río ante el nuevo bajo del negocio. Gustavo Santos

“Lo que ganamos estos años se nos quedó en la pandemia”

La pandemia afectó duramente a muchos negocios de la ciudad de Pontevedra al frente de los cuales se encuentran trabajadores autónomos. El de vehículos de recreo sin motor “Rodas Galicia” fue uno de ellos, ya que estuvieron cerrados casi un año, tal y como explica Antonio del Río.

Fue el primer establecimiento de este tipo en la ciudad y su primera ubicación fue en la Praza de España, ahora se han mudado a la calle Gutiérrez Mellado porque pagan de alquiler en este bajo casi la mitad.

“Todo lo que hicimos estos años se nos quedó en la pandemia, porque estuvimos once meses cerrados”, asegura.

“Fueron meses muy duros y aún encima nos querían subir el alquiler casi 400 euros, por eso nos cambiamos”, añade.

El negocio iba bien cuando irrumpió el COVID. “Nadie nos obligó a cerrar porque es una actividad individual y al aire libre, pero decidimos hacerlo nosotros”, reconoce.

Continúan desinfectando los vehículos y el regreso a la actividad ha sido muy bien acogido por las familias. “Nos han felicitado y están muy contentas. Tenemos clientes que vienen expresamente de Coruña, entre otros lugares. Es una forma de hacer ejercicio, incluso para personas con poca mobilidad, y Pontevedra es perfecta para ello, por el modelo de ciudad”, concluye.

El lastre de la subida de la tarifa eléctrica

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Empreendedores, UATAE, advierte de que la subida interanual de la electricidad de un 72 por ciento lastra la recuperación económica de los autónomos e insta al Gobierno a tomar medidas para hacer frente al oligopolio eléctrico. En este sentido, apuesta por abrir una mesa de diálogo que permita acercar posturas con el Ejecutivo para hacer frente a “esta situación insostenible que afrontan a diario miles de micropymes y autónomos”. “Tiene que haber políticas más valientes que hagan frente y reviertan esta situación con la creación de un bono social”, aseguran.

Compartir el artículo

stats