Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis ríos seccionados por veinte presas

La comarca de Pontevedra reúne una veitena de embalses y saltos de aprovechamiento hidroeléctrico en explotación, pero también obstáculos fluviales ya obsoletos

Embalse de Monte Porreiro, en el Lérez. | // GUSTAVO SANTOS

En España hay un obstáculo fluvial por cada kilómetro de río. Es el sistema circulatorio hidráulico con más presas de la Unión Europea y el quinto del mundo. En datos, –según el estudio Amber auspiciado por la Unión Europea–, en España hay unos 600.000 obstáculos artificiales en los ríos, entre ellos unas 5.000 presas, de las que 1.260 son consideradas grandes presas.

La comarca de Pontevedra, como el resto de Galicia es también una gran poseedora de presas, aprovechamientos hidroeléctricos y otros obstáculos artificiales. La mayor parte de ellos están en explotación actualmente y tienen utilidad tanto de abastecimiento de agua como de generación de energía. Pero otras pequeñas barreras de los sistemas fluviales están en desuso, abandonadas desde hace décadas, sin que se hayan retirado.

"Ríos con Vida" y "A Rente do Chan" defienden “renaturalizar” los ríos

decoration

Asociaciones como Ríos con Vida o, a nivel local, A Rente do Chan, defienden “renaturalizar” los ríos, al menos en los puntos en los que existente presas antiguas y sin una rentabilidad social real.

Es el caso de la central hidroeléctrica Ponte Inferno, en el río Verdugo, entre los municipios de Ponte Caldelas y Soutomaior. A Rente do Chan reclamó la paralización de este aprovechamiento hidroeléctrico y la resolución de un expediente sancionador que impuso a su propietaria una multa, por no hacer caso a los requerimientos de Augas de Galicia. El colectivo ecologista pidió además la resolución del expediente de extinción de la concesión que, según explica, debería haber caducado en 2017 y que sigue sin resolverse.

Protesta contra el salto hidroeléctrico de Ponte Inferno. | // FDV

La asociación Ríos con Vida solicitó también la extinción de la concesión de la presa de Ponte Inferno.

En un escrito dirigido a Augas de Galicia pide que se apliquen en esta presa las “oportunas medidas cautelares de cierre y precintado de la explotación, hasta la demolición completa de las instalaciones y restauración del tramo afectado” y que los caudales y lecho beneficiados, una vez extinta la concesión, vuelvan al medio natural y se declaren reserva de dominio público” y “reserva natural fluvial”.

Por su parte, el colectivo el colectivo ecologista A Rente do Chan-Pladever inició el pasado 2021 una campaña de denuncia y concienciación sobre este asunto e incluso una delegación de este colectivo de Ponte Caldelas se reunió con la directora de Augas de Galicia, a quien le hicieron entrega de unas 1.500 firmas alcanzadas en la campaña, con las que se solicita el precintado de la central.

El inicio de esta explotación se remonta a 1886, hace 136 años

decoration

El inicio de la explotación de este aprovechamiento hidroeléctrico se remonta a 1886, hace 136 años. Y es que fue hace más de cien años cuando se comenzó a “domesticar” los ríos en aras de un progreso que hoy ya transita por otros cauces. Los ecologistas explican que hace un siglo no había otra forma de generar electricidad, pero ahora sí.

Los ecologistas sostienen que la presa de Ponte Inferno es además peligrosa, porque es accesible para todo el mundo y que ha dejado de tener utilidad.

Muchas compuertas permanecen hoy en día alterando el tránsito natural de los ríos, si bien en muchos casos todavía con utilidad pública.

Presa de Bora en el río Lérez. | // RAFA VÁZQUEZ

Así, en la comarca de Pontevedra, además de los dos grandes embalses del Umia, en Caldas, y Pontillón do Castro en el municipio de Pontevedra, están actualmente en explotación los saltos de aprovechamiento hidroeléctricos de A Freixa y Ponte do Inferno, en el río Verdugo, municipio de Ponte Caldelas, el de Xiesta en el río Oitavén a su paso por A Lama, o el salto de Ramallal en el mismo municipio pero en el río Verdugo.

También en A Lama están el salto de Gaxate (río Oitavén), y en el Lérez el salto da Dorna, entre Campo Lameiro y Cerdedo-Cotobade, además del de San Xusto, la Central Hidroeléctrica de Cerdedo, Almofrei y A Ponte (estos últimos en el río Almofrei), así como la central de Arén en el río Castro o Alfonsín de Cerdedo-Cotobade

En el río Umia están actualmente en aprovechamiento los saltos de Segade, Pe da Presa, Salto do Umia, Salto da Hermida (entre los municipios de Caldas de Reis y Cuntis). Al margen de estos aprovechamientos, están otras pequeñas presas de aprovechamiento de aguas, como los de Bora y Monte Porreiro, en Pontevedra.

Compartir el artículo

stats