La Asociación Galega de Viticultura hizo ayer su primera incursión en Santa Clara, acompañada por el concejal de Patrimonio Histórico, Xaquín Moreda. El objetivo básico era realizar un primer contacto con las vides que crecen en los jardines del antiguo convento ante la idea de poder identificar, en un futuro próximo, el tipo de variedades que crecen en este espacio.

El grupo, representado por su presidente Roberto Rivas y uno de sus integrantes, Iván Bello, comentó lo interesante que es poder hacer este primer acercamiento a la hora de entender y conocer las cepas del lugar. Rivas explicó que las viñas están abandonadas desde hace varios años, por lo que los trabajos de poda y regeneración deben hacerse con un objetivo claro: “saber lo que tenemos ahí”.

El presidente de la asociación comentó que, con los visto solo ayer podía sacar unas breves pero nunca definitivas conclusiones. “Realmente podríamos hablar de un trabajo urgente e importante, porque a lo mejor encontramos aquí, entre los viñedos de Santa Clara, algunas de las joyas desaparecidas de la viticultura gallega. Tenemos muchas variedades en Galicia, porque una de las pocas cosas buenas del aislamiento gallego con respecto a otros territorios es que aquí nunca han llegado las variedades francesas, y seguimos trabajando con las locales”.

¿Qué variedades puede haber en Santa Clara? Rivas es cauto y prefiere no dar una conclusión precipitada sin tener la vid regenerada, con hojas y otros elementos identificativos. No obstante, sí comentó que puede haber trazas identificativas en algunas de las vides, algunas de las cuales pueden ser albariña, mencía o catalana, pero “es simplemente hacer predicciones cuando no tenemos un estudio de las cepas”.

El presidente de la asociación comentó que el proceso que se realizaría para saber exactamente qué variedades esconde Santa Clara pasaría primero por una poda regenerativa, luego se haría un seguimiento durante toda una campaña para ver qué tipo de uva dan y, en el caso de seguir con dudas una vez vista la hoja y visto el fruto habría que hacer un análisis genético que daría una respuesta positiva.