Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comerciantes ven “un parche” el traslado de la feria a Reina Victoria y piden diálogo

Aceptan que la calle se cierre para eventos especiales, como fiestas o competiciones deportivas, pero solicitan que se reabra el resto del año

Bajos comerciales ya cerrados en la calle Reina Victoria. | // FDV

Concluidas las fiestas navideñas y retirada ya la carpa que albergó actividades de ocio para los niños durante las últimas semanas, vecinos y comerciantes del ámbito de Reina Victoria vuelven a solicitar diálogo con el gobierno local de Pontevedra sobre el futuro de esta calle. Reiteran que el cierre del vial está suponiendo “la muerte del pequeño comercio de la zona” y explican que no se oponen a que en fechas significativas (como fiestas de verano, navidad, o competiciones deportivas) la avenida pueda cerrarse para estos fines, pero entienden que el resto del año el vial debe mantener tráfico, no solo para sostener la vida comercial de la zona sino también para recuperar el principal acceso a la ciudad desde Marín y desde Poio.

Estos vecinos y comerciantes recuerdan que el propio informe de tráfico elaborado por la Policía Local, para analizar las consecuencias del cierre de la calle, ha puesto de relieve que la circulación se ha trasladado a otras vías más pequeñas, con los consiguientes colapsos de tráfico, principalmente en horas punta.

Residentes y comerciantes de Reina Victoria reciben la propuesta de trasladar la feria ambulante a la calle Reina Victoria como “un parche” y valoran esta idea como aceptable, en el mismo sentido que asumen que la calle se corte de forma puntual para acoger fiestas y competiciones deportivas. Pero al margen de los días de feria, consideran que la avenida debería reabrirse y recuperar la actividad el resto del mes.

Se consideran “desatendidos, ignorados” por el gobierno local

decoration

Quienes en este barrio se oponen al cierre viario apuntan que por esta calle “ya no pasa nadie”, principalmente por las noches, ya que la ausencia de circulación ha convertido la vía en una zona insegura para transitar una vez que se pone el sol. “Se puede cerrar la calle los sábados para el mercadillo, claro que sí, pero el resto de la semana hay que mantener la vida en la zona”, apunta un comerciante.

Por eso ahora que se han retirado las atracciones de Navidad, residentes y comerciantes reiteran al gobierno local la necesidad de dialogar sobre los futuros usos de esta calle. Recuerdan que ya han cerrado varios comercios y que el vial sigue sucumbiendo al abandono. “Por aquí pasa cada vez menos gente”, asevera un profesional.

Negocios en liquidación y que anuncian su traslado a otras zonas de Pontevedra, en la avenida de Reina Victoria. | // FDV

Se consideran “desatendidos, ignorados” por el gobierno local, que desde que tomó esta decisión –hace más de un año y con la excusa de la pandemia sanitaria–, no se ha reunido en ningún momento con vecinos y empresarios de la zona para explicar las razones reales que han motivado este cierre.

Los comerciantes del barrio critican particularmente la actitud de la concejala de Promoción Económica, la socialista Yoya Blanco, “que por un lado emprende campañas de promoción del comercio local y por otro apoya el cierre de esta calle y consecuentemente de sus negocios”.

“Un desierto”

Apuntan que el tránsito en la avenida “aporta vida, actividad” para estos negocios y su cierre los condena a trasladarse o desaparecer, “como ya está ocurriendo”.

“La calle es ahora un desierto y además cualquiera que la vea puedes comprobar que la gente sigue caminando por sus aceras, porque son lo suficientemente amplias como para no tener que ir por la calzada”, explican. Uno de los vecinos recuerda además que el tráfico que ha desaparecido en esta vía se ha trasladado a las periféricas, mucho más pequeñas, con lo que se causan atascos y situaciones de riesgo para los viandantes. En la zona hay dos escuelas infantiles y centros deportivos.

“La calle es ahora un desierto y quien pasa sigue caminando por las aceras"

decoration

En todo caso, los vecinos y comerciantes del ámbito de Reina Victoria instan al gobierno local a sentarse a dialogar, porque consideran que el cierre de la avenida ha sido una decisión “caprichosa” que suscita el rechazo “de muchísimas personas”, también de votantes de los partidos políticos que conforman el gobierno local.

Uno de los comerciantes apunta, por otra parte, el tiempo que repartidores y transportistas pierden cada día para llegar algunos de los negocios de este ámbito. “Diez minutos perdidos en un atasco en Manuel del Palacio son 30 minutos a la semana y un par de horas perdidas cada mes”, como explica uno de estos comerciantes.

Compartir el artículo

stats