Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La matriculación de coches cae más de un 8% en la ciudad mientras el sector confía en la recuperación

La bajada en la provincia supera el 20% con respecto a 2020 | La crisis de los microchips fue el desencadenante de una situación que se prevé que remonte en el último cuatrimestre de este año | El gran beneficiado es el mercado de ocasión

Un cliente prueba un coche en el concesionario Vepersa. | // GUSTAVO SANTOS

El año 2021 se cerró con las peores cifras en cuanto a la matriculación de vehículos desde 2013. La crisis de suministros, que afectó principalmente a la escasez de microchips en el mercado, ha sido el principal desencadenante de un efecto dominó que ha llevado a los concesionarios a tener listas de espera de hasta seis meses para la adquisición de un vehículo: faltan semiconductores, no se pueden fabricar coches nuevos, se resiente el stock y aumentan considerablemente los precios. El gran beneficiado es el mercado de ocasión, que en turismos y todoterrenos creció un 4,38% en la provincia de Pontevedra, un 4,7% en toda Galicia, según datos presentados por la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos (Ganvam).

Mientras tanto, el mercado de turismos ha caído casi un 22% en la provincia con respecto a las cifras de 2020. La caída ha sido menos acusada para las marcas de alta gama, que se han resentido en torno a un 14%, según los datos que manejan los profesionales del sector.

En 2021 se matricularon en la ciudad un total de 1.442 vehículos, una media de 120 al mes, según el balance elaborado por el Instituto Galego de Estatística (IGE) con datos de la Dirección General de Tráfico (DGT). Esta cifra es la más baja desde 2013, año en el que la media de matriculaciones fue de 94,5 (un total de 1.134). Está muy lejos de los datos que se obtuvieron en la primera década del siglo XXI, en la que se rozaban las 4.000 matriculaciones al año, con el récord fijado en 2007 con 3.999 vehículos registrados, una media mensual de 333.

Las cifras fueron solo ligeramente peores que las de 2020, en el que se matricularon un total de 1.570 vehículos, una media de 131 al mes, uno de los peores años a nivel general por las restricciones sanitarias y, sobre todo, por los dos meses que estuvieron cerrados los establecimientos, entre marzo y mayo, por la cuarentena a nivel estatal.

“Se perdieron de vender muchos coches por la falta de suministros. La falta de piezas en fábrica provocó muchos retrasos”, apunta Antonio Bargés, responsable de ventas de Dalonga, concesionario oficial de Citroën en Pontevedra y Vilagarcía. Así, apunta que, “ante la escasez de coches nuevos, los clientes que tenían más urgencia optaron por reparar sus coches o por adquirir uno de ocasión”.

“El año fue muy malo al inicio, los dos primeros meses de semiconfinamiento estuvieron muy parados. Poco a poco se fue reactivando el mercado y entonces llegó la crisis de los semiconductores. Tampoco ayudó que la gente viera que no había stock y que se habían dilatado los plazos de entrega”, apunta Xacobe Miguélez, jefe de ventas de Audi en el concesionario Vepersa.

Tras varios años de crecimiento continuado, en 2019 el crecimiento fue mínimo (solo tres matriculaciones más que en 2018) y en 2020 se confirmó la primera caída, con 397 matriculaciones menos con respecto a las cifras del ejercicio anterior. Esa tendencia a la baja continúa hasta la actualidad, con un 2021 que registró 128 matriculaciones menos que el año anterior, una caída del 8,15%.

Los turismos siguen siendo los vehículos que más se adquieren. Concretamente en Pontevedra, de los 1.442 que se matricularon a lo largo de 2021, 1.027 eran turismos, un 71,22%. Aún así, la caída de matriculaciones en este tipo de vehículos ha sido del 14% en la ciudad.

A pesar de todo, el sector es optimista con respecto a su recuperación. “Esperamos que la crisis de suministros vaya quedando atrás y se empiecen a fabricar coches, especialmente de nuestra marca, ya que el Grupo PSA ha llegado a un acuerdo con una fábrica de componentes. Hacia mediados de año calculamos que empezará a mejorar la situación”, señala Bargés.

Se prevé que el crecimiento a nivel nacional esté en torno al 20%, pero los primeros seis meses van a ser similares a los últimos seis de 2021”, comenta Miguélez, que añade que “después se prevé que se estabilice la situación, que se frene la crisis de microchips y se acorten, por tanto, los plazos de entrega. Será sobre todo en el último cuatrimestre”.

Coches híbridos en el concesionario Dalonga. | // GUSTAVO SANTOS

El parque de automóviles sumó más de tres vehículos solo eléctricos cada mes

El coche eléctrico va ganando protagonismo en Pontevedra, pero lo hace “lentamente”, tal y como apunta Antonio Bargés, del concesionario Dalonga, respaldado por los datos ofrecidos por la Dirección General de Tráfico (DGT). Por la ciudad circulan un total de 111 vehículos de este tipo, según números del pasado mes de noviembre, los más actualizados del organismo dependiente del Ministerio del Interior. Esto supone un aumento de 36 con respecto a 2020, con lo que Pontevedra sumó algo más de tres vehículos eléctricos cada mes durante 2021.

De los 111 vehículos, 53 son turismos, 18 son motocicletas, 17 son furgonetas, 15 son ciclomotores y 5 son camiones.

“Depende mucho de la zona, pues en las grandes ciudades hay más puntos de recarga y las restricciones en las emisiones los hacen muy atractivos. A finales de este año está previsto que se incrementen las instalaciones”, apunta Bargés.


Compartir el artículo

stats