Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El problema del servicio de Bomberos "no es de plantilla sino de bajas", afirma la concejala

Bomberos de Pontevedra durante unas prácticas.

La falta de personal que sufre el parque de Bomberos de Pontevedra “no es un problema de plantilla, sino puntual, ya que actualmente hay un 35% de bajas médicas”, afirma la concejala de Seguridade e Protección Cidadá de Pontevedra, Eva Vilaverde. La responsable de este servicio aseguró este martes que las carencias que han denunciado los trabajadores “se van solucionando a medida que se vayan dando altas” ya que, según la concejala, una plantilla de 40 personas repartidas en tres turnos es suficiente para cubrir el servicio. Las “bajas puntuales” que ahora sufre el servicio y que según la edila afecta al 35 por ciento de la plantilla es lo que ha hecho que en las últimas semanas el propio jefe de Bomberos tuviese que acudir al parque y pernoctar en el mismo para completar la dotación mínima necesaria.

Sin embargo, un informe elaborado por el responsable de Bomberos de Pontevedra alerta de la escasez de efectivos para atender correctamente el departamento. Este documento presentado al gobierno local indica que son necesarios al menos 48 agentes para cubrir todos los turnos de 24 horas de servicio.

El sargento jefe del cuerpo presentó un informe en el que, entre otras cuestiones, indica que en la relación de puestos de trabajo figuran 40 puestos distribuidos en distintos turnos de trabajo, pero en estos 40 se incluyen los cargos de los mandos.

En esta relación se prevén 5 cabos, 10 bomberos y 25 conductores bomberos. Actualmente, de estas plazas, dos de bombero están adscritas a puestos de segunda actividad, por lo que no es posible cubrirlas por el momento. Un trabajador tiene reducción de su jornada laboral al 50 por ciento por guardia legal. Además, existe una baja de larga duración, de hecho su duración ya es superior a los 14 meses, además de alguna jubilación.

Los portavoces de la plantilla aseguran que el parque de Bomberos de Pontevedra atraviesa uno de sus peores momentos de los últimos años, con turnos “estresantes” y con jornadas en los que el número de efectivos en la base es de solo cuatro, un número insuficiente en caso de producirse una alerta grave. 

La concejala de Seguridad de Pontevedra hizo estas valoraciones tras presentar un balance muy positivo del operativo de tráfico de Navidad, que según Vilaverde logró que la circulación funcionase “sin incidencias destacables” durante las fiestas e incluso “dentro de la normalidad”, a pesar de las aglomeraciones provocadas por las fiestas navideñas y las diferentes campañas de consumo. “Se pudieron controlar muy bien las aglomeraciones”, afirmó la concejala de Protección Cidadá. 

Compartir el artículo

stats