La Audiencia Provincial ha desestimado el recurso de apelación interpuesto el dibujante Kiko da Silva contra el portavoz del PP, Rafael Domínguez y su partido. En su denuncia, el artista acusaba a Domínguez de atentar contra su honor por señalar que el gobierno local le había adjudicado "a dedo" la elaboración de los carteles de carnaval.

Esta decisión de la Audiencia ha sido confirmada por el propio concejal del PP, que añade que de este modo se certifica que "no falté al honor de Da Silva en ningún momento y que centré la crítica en el sistema de contratación “a dedo” del gobierno municipal".

Este asunto ya había pasado por el juzgado en junio pasado, donde también se desestimó la denuncia del dibujante, que anunció, en todo caso, su intención de "recurrir hasta donde haga falta" al entender que las palabras del edil suponían un menoscabo a su trabajo y su persona.

Tras conocer esta segunda desestimación, Domínguez ha insistido en que “Da Silva formó parte del BNG y recibió a dedo durante trece años el encargo de diseñar el cartel del Entroido. Es un hecho probado”, y añade que "la Justicia contextualiza estas declaraciones dentro de un debate político propiciado por el partido de la oposición y como crítica política queda amparada por la libertad de expresión.

“Es bien clara la sentencia apelada al centrar el objeto principal de las publicaciones, como lo es también en cuanto al lugar que ocupa el actor. Es un contratado y también es reconocida su relación con el BNG pues ha sido candidato por este partido, sin que ello suponga ostentar un cargo, lo que por otro lado en este juicio carece de trascendencia. En todo caso las posibles irregularidades en la contratación no se atribuyen al demandante sino al Gobierno local”, se puede leer en la sentencia., según subraya el PP.

“El contenido de las publicaciones es de crítica política sobre concretas actuaciones, por lo que forma parte del control político propio de la sociedad democrática y es calificado como de interés público. No se aprecia en ellas una descalificación personal del demandante, pues la crítica no se dirige hacia él sino hacia el Gobierno local. No ha sufrido por tanto el actor ofensa ni desprestigio profesional ni perjuicio”, continúa el texto.

Finalmente, la Audiencia desestima el recurso de apelación interpuesto Kiko da Silva, con imposición de las costas de esta instancia a la parte apelante. “Esperemos que el proceso se quede aquí, aunque seguiremos investigando el amiguismo que impera en el Concello de Pontevedra, sea donde sea”, ha rematado Domínguez.