Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las visitas en el punto de encuentro familiar aumentaron un 50% tras el año de la pandemia

El servicio contó con 130 menores usuarios de un centenar de familias en 2021

Dos trabajadoras en una de las salas del punto de encuentro de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

El punto de encuentro familiar de Pontevedra y su área de influencia cierra 2021 con un importante incremento del número de visitas registradas, de más de un 50% respecto al año de la pandemia, durante el cual se tuvieron que suspender muchas de ellas por el cierre temporal de las instalaciones.

Según la Dirección Xeral de Familia de la Consellería de Política Social de la Xunta y la Fundación Meniños, que gestiona este recurso de atención a la infancia, este año se produjeron 377 visitas tuteladas y 434 supervisadas, frente a las 241 y 298, respectivamente, registradas en 2020. Esto supone un aumento en el caso de las primeras de un 56% y del 45% en las segundas, y una media del total de ambas, 811, superior al 50%.

Las visitas tuteladas son aquellas en las que en todo momento está presente personal del punto de encuentro, mientras que las supervisadas son las que también se realizan en las instalaciones pero que no cuentan de presencia física continua de los técnicos con los padres o tutores de los menores.

Es algo que se decide en función de lo que marca el juzgado, que es quien establece el régimen de visitas, con número al mes y duración, de un máximo de dos horas. Estos tiempos se marcan para ver cómo evoluciona la relación entre los adultos y los niños, ya que la finalidad de los puntos de encuentro es facilitar el cumplimiento del régimen de visitas.

Trece de las intervenciones de este año son de violencia de género

decoration

Por otro lado se producen los intercambios, 998 este año que finaliza. Son las entregas y recogidas de los menores, que suponen el servicio más demandado.

Lo que sí se ha mantenido estable es el número de familias usuarias, 96 en 2021, con un total de 130 menores: de los cuales 65 son niñas y otras 65 niños.

En general, las familias utilizan un máximo de dos años los puntos de encuentro, ya que por el bien de los menores no se recomienda que su uso se extienda mucho más en el tiempo. Hay que recordar que siempre se trata de actuaciones voluntarias y que es una atención integral en la que el personal hace un seguimiento y va viendo la evolución de las visitas para que puedan dar el paso a los intercambios.

Mención aparte son los casos de violencia de género, en los que no hay límite temporal. En 2021 ha habido 13 de este tipo, tres más que el año de la pandemia, 10.

Xema Cabana, directora técnica de la Fundación Meniños, asegura que la pandemia marcó un antes y un después en la organización y las visitas en los puntos de encuentro.

El de Pontevedra en poco se parece al de antes de marzo de 2020. Se han retirado los juguetes que había en las salas a disposición de los menores “por lo que suponía por el riesgo de contagios”. “Esto supuso que las familias tienen que llevar sus propios juguetes, por lo que los niños no se dispersan tanto y que están algo más relajados. Viéndolo desde el lado positivo, se favorecen las relaciones, ya que los progenitores se esfuerzan en conocer qué les puede gustar a sus hijos”, considera la técnica.

En el punto de encuentro de Pontevedra trabajan actualmente cinco personas: psicólogas, educadoras y trabajadoras sociales.

Creación de nuevos PEF en la provincia

En Galicia existen siete puntos de encuentro familiar, PEF, en cada una de las siete grandes ciudades gallegas. Con la apertura de un octavo en Ribeira, que dará servicio a la población de la comarca de Barbanza, se amplía este tipo de servicios fuera de los grandes núcleos urbanos. “En lo que está trabajando la consellería es en duplicar el número de puntos de encuentro. Ahora mismo estamos trabajando a nivel técnico para ver las necesidades que hay en cada zona con el objetivo de duplicar los PEF hasta 14”, avanza Jacobo Rey, director xeral de Familia e Infancia. En el caso de la provincia de Pontevedra, que cuenta actualmente con los puntos del municipio capitalino y Vigo, “se va ampliar el número seguro”, en palabras de Rey. “Se está viendo la carga de trabajo que tienen, porque es una provincia muy poblada. Veremos dónde es más necesario ampliar para facilitar los desplazamientos a las familias. Obviamente en la provincia de Pontevedra se va a ampliar”, concluye.

Compartir el artículo

stats