Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello planifica para 2022 las obras del vial de Mollabao y la reforma de la plaza de Barcelos

El capítulo de inversiones del presupuesto municipal del próximo año destina más de tres millones a estos dos proyectos y la futura calle perimetral de Montecelo | Eficiencia energética y parques suman 2,5 millones más

El Concello planifica para 2022 las obras del vial de Mollabao y la reforma de la plaza de Barcelos

La coalición de gobierno municipal de BNG y PSOE pretende aprobar de inmediato el presupuesto para 2022, un documento que ronda los 86 millones de euros, de los que 12,1 (dos más que el años anterior) se destinan a inversiones. Aunque buena parte de esas partidas aparecen con denominaciones genéricas (parques y jardines, 675.000 euros) o alumbrado rural con parámetros de eficiencia energética (1,8), hay actuaciones con “nombres y apellidos” que el Concello ha planificado para el próximo año. Al menos, comenzar sus obras. Es el caso del vial de Montecelo y el de Mollabao, cuya financiación, de más de dos millones de euros. Mientras el primero ya está encauzado y en licitación, el segundo aguarda desde hace meses por la autorización de Costas para atravesar el denominado “solar de los circos” para comunicar Rosalía de Castro con la avenida de Marín y poder remodelar después la primera de estas calles.

Otra actuación prioritaria es la reforma integral de la plaza de Barcelos, prevista desde hace tiempo y que ahora se quiere reactivar asociada a la reciente adquisición del colindante convento de Santa Clara.

Desde enero de este año se dispone de un proyecto básico que asciende a los 5.792.987 millones de euros. Para 2022 se reservan 1,1 y se cuenta con otros 300.000 euros del ejercicio anterior, por lo que la actuación se acometería por fases.

El objetivo de la remodelación es ampliar el espacio dedicado al juego infantil y al deporte y habilitar, de contar con los permisos patrimoniales, un acceso desde la plaza a los jardines y huertas de Santa Clara.

En el documento presentado hace un año se contemplaba la instalación de una gran pérgola para dar sombra en el verano, el traslado de las áreas infantiles hacia una zona más central de la plaza y en la que se duplicará el espacio dedicado a este uso. También se cambiaba de ubicación y se incrementaba el espacio dedicado a usos deportivos, que además de las pistas contarán con mesas para la práctica de tenis de mesa.

Otro de los puntos clave de la reforma es la que tiene que ver con el entorno del muro de Santa Clara, que no podrá eliminarse en modo alguno ya que es un bien protegido, y las entradas al aparcamiento subterráneo. Para ello, se propone un edificio de hormigón y vidrio recubierto de acero que dé un aspecto contemporáneo, substituyendo a las edificaciones rojas y más elevadas actuales.

Todas estas actuaciones suponen el 20% del presupuesto del proyecto, que actuará en unos 17.000 metros cuadrados. En materia de tráfico, se eliminarían los adoquines actuales, pero se mantendrá el aparcamiento para servicios. Habría un único carril de circulación. Para dinamizar la actividad comercial, se ampliará el espacio dedicado al peatón y se eliminarán los aparcamientos en batería. Sobre el material que se empleará para cometer la obra, se usará el hormigón barrido empleado ya en otras actuaciones de la ciudad.

Rescatar el pabellón de A Parda, con ayuda autonómica

Es un proyecto que se ideó hace años, después de fracasar el complejo deportivo previsto detrás de la estación del tren, en unos 33.000 metros cuadrados de propiedad municipal desde hace dos décadas y que solo acumulan estructuras abandonadas y malezas. Se trata del pabellón de A Parda, diseñado en su día para deportes como la gimnasia, que a nivel de competición actualmente no se pueden realizar en el actual pabellón municipal por la altura. Con la idea de sacar adelante en este mandato estos proyectos, el gobierno municipal acudió hace casi un año a visitar distintas instalaciones de referencia y de última generación en Portugal. El objetivo era conocer las necesidades reales y actuales de este tipo de instalaciones y también que sirvan de inspiración para el gran proyecto que se quiere desarrollar en A Parda. Sin embargo, se planifica esta obra con la colaboración de la Xunta, que asumió en su día esa actuación, pero desde entonces no hubo avances. Aún así, el Concello reserva para 2022 una partida de 150.000 euros. Al margen de estas previsiones, las inversiones programadas para el próximo año incluyen 1,8 millones para la implantación de la tecnología LED en la iluminación pública de las parroquias que aún carecen de ella, así como 675.000 euros para la mejora y mantenimiento de parques, jardines y zonas verdes, un apartado en manos del PSOE que se quiere potenciar. La rehabilitación de la Casa Consistorial, en fase de adjudicación, recibirá en 2022 un total de 1,1 millones, más 400.000 euros para la mejora del Teatro Principal. Además de Barcelos, las reformas urbanas podrían llegar a Pastor Díaz y, con menos garantías, a la plaza de la Peregrina.


Compartir el artículo

stats