Todas las obras que promueve el Concello de Pontevedra han quedado paralizadas durante estas fiestas de Navidad, con el objetivo de favorecer las compras y los tránsitos locales en la ciudad. En lo que se refiere a los trabajos de sostenimiento del espacio público, se mantendrá un retén de guardia para actuar en el caso de suceder alguna emergencia, según informó el gobierno local.

En realidad, las obras de la ciudad ya quedaron suspendidas el pasado día 23 de diciembre y así permanecerán, sin actividad alguna, hasta que finalicen las fiestas navideñas. No solo la actividad comercial aconseja esta decisión, sino que también el propio convenio colectivo de los trabajadores del sector impone este parón por Navidad.

En todo caso, el Concello opta también por paralizar cualquier tipo de trabajo en la calle para apoyar el comercio local, retirando así cualquier obstáculo de las calles.