Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre telares anda la diversión (y tradición)

María José Lois, coautora del libro “Tejeduría tradicional en Galicia”, ofrece talleres de esta técnica secular en Pontevedra

María José Lois ayuda a una de sus alumnas en su taller en Pontevedra. Gustavo Santos

Con casi una veintena de telares en Pontevedra y otros cinco en Ponte Caldelas, María José Lois está al frente de “Tecido a man”, una iniciativa en la que el arte de tejer es el auténtico protagonista. Cuenta con numerosas alumnas y lista de espera porque, casi al cien por cien, las que prueban terminan repitiendo. Esta técnica secular se practica de forma individual y cada persona utiliza su propio telar. Los de Lois son de pequeño tamaño y permiten trabajar hasta un metro de ancho para cada pieza.

Del taller en la calle Cruz Vermella de la Boa Vila, han salido mantas, bufandas, manteles, bolsos... porque para tejer solo hay que tener ganas de aprender y la imaginación que cada artesana decida.

“Empecé en O Carballiño, Ourense, hace 40 años, porque una amiga tenía un telar grande y me encantaba verla tejer. Entonces solicité una beca de la Xunta para hacer un curso. Después me compré mi primer telar, de un metro y medio, y empecé a tejer para vender en ferias, especializándome en chales, pero también hacía mantas, cortinas...”, explica a FARO sobre sus inicios.

Poco a poco su maña fue cogiendo fama en su entorno, de modo que comenzó a a dar clases en talleres en la provincia ourensana, a la vez que a adquirir sus primeros telares de tamaño más modesto para el alumnado.

Una alumna trabaja en su pieza. Gustavo Santos

Y la vida la fue trayendo poco a poco hacia las Rías Baixas. En esta zona se inició en Marín, donde dio clases varios años hasta que se declaró la pandemia.

“Y así acabé en Pontevedra, y en esta calle, que no es tan céntrica par ala venta pero sí muy cómoda para las alumnas que vienen de fuera de Pontevedra”, reconoce.

Actualmente, tiene todos sus telares ocupados con futuras piezas, tal y como se puede observar, y hay una lista de espera permanente de entre cinco y siete personas.

Laura Fontenla es una de las afortunadas que ha logrado entrar. “Llevaba un mes en lista de espera y es la primera vez que vengo. Me encanta. Ya estoy pensando en comprarme un telar para casa”, dice feliz.

A los alumnos que empiezan de cero se les familiariza primero con los tipos básicos de puntos, texturas y colores, para que después ellos elijan a qué quieren dar forma.

María José Lois muestra el libro "Tejeduría Tradicional en Galicia". Gustavo Santos

Una publicación sobre la historia de la tejeduría

María José Lois es coautora junto con Albino Quinteiro, tejedor, y su marido e hijo, José Ortiz y Samuel Ortiz, del libro “Tejeduría tradicional en Galicia” (Editorial Canela), sobre el arte de tejer y sus técnicas.

En sus páginas, además de una detallada descripción de los telares y sus partes (batán, peine, pedales o primideiras, lizos, lanzadeira, urdimbre, trama...) y otras cuestiones técnicas, como ilustraciones, se incluyen importantes testimonios de mujeres tejedoras de toda Galicia, muchas de ellas ya fallecidas.

“Fuimos por diferentes lugares, especialmente de las provincias de Lugo y Ourense, hablando con ellas”, asegura la dueña de “Tecido a man”.

Asimismo, recuerda que el arte de tejer en telar es más arraigado en las zonas de interior, “ya que en las de costa, al tener más posibilidades de compra a otros lugares, se fueron abandonando antes”, concluye.

Lo que sí está claro es que esta técnica secular vuelve a estar de moda y que cada vez son más las personas jóvenes que la descubren y se “enganchan”.


Compartir el artículo

stats