Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poio pacta con Defensa la cesión por 25 años de Tambo para “abrir la isla a los ciudadanos”

Entra en vigor el 1 de marzo próximo y es un primer paso para la titularidad definitiva

Gregorio Agís y Pedro Donato Díez, ayer en Poio. | // FDV

Después de más de siete décadas en manos del Ministerio de Defensa, la Illa de Tambo pasará en marzo próximo a ser gestionada por el Concello de Poio. El gobierno local y el estado sellaron ayer un acuerdo para la concesión demanial de este paraje de la ría de Pontevedra a favor del Concello, que podrá así comenzar a gestionar este emblemático lugar a partir del 1 de marzo de 2022. El acuerdo fue firmado por el concejal Gregorio Agís, delegado municipal para estos trámites, y el jefe del Área de Patrimonio de la Subdelegación de Defensa de Pontevedra, Pedro Donato Díez García.

Agís destacó la “predisposición y espíritu colaborativo del ministerio, indispensable para que hoy presentemos un documento que es un hito histórico para Poio” ya que esta concesión “permitirá al Concello abrir la isla, mediante una gestión controlada, seria y rigurosa, a la ciudadanía”.

La concesión demanial tendrá una duración de 25 años, con posibilidad de ampliación a 75, margen “más que suficiente” para que el Concello pueda continuar sus gestiones para concretar la cesión de propiedad de Tambo de forma permanente. “Esta es la figura legal que nos otorga mayor agilidad a la hora de empezar a gestionar actuaciones en la isla”, dijo el edil, que destaca que, una vez entre en vigor en el segundo trimestre de 2022, comenzarán a planificarse acciones de limpieza y conservación, además de la organización de visitas, para “dar a conocer un paraje emblemático desde el punto de vista histórico y patrimonial” y “con un importante atractivo turístico”.

El acuerdo alcanzado con el Ministerio de Defensa establece un canon de 25.000 euros anuales, importe del que se deducirán las inversiones correspondientes para las obras de puesta a punto, cuidado y mantenimiento. La propia administración municipal también se encargará de velar por el mantenimiento, limpieza y vigilancia de la Illa de Tambo.

Agís señala que el pliego recoge cuestiones como el uso específico de este espacio con fines culturales, sociales, educativos o medioambientales. “No permitiremos ningún tipo de especulación urbanística en Tambo”, garantizó. Además, el Concello contará con autorización para la dotación de elementos móviles y modulares de edificios temporales, así como para la instalación de vallado y señalización.

La isla tiene una extensión cercana a los 240.000 metros cuadrados, donde se pueden encontrar yacimientos, restos arqueológicos y estructuras “de incalculable valor arquitectónico e histórico”. Una de las prioridades marcadas por el responsable de Urbanismo será recuperar y potenciar enclaves como los restos que datan de la Edad del Hierro, la ermita del siglo XVI o el lazareto del siglo XIX, además del icónico Faro de Tenlo, que en 2022 cumplirá 100 años de existencia. 

Se pedirá su declaración como Espacio Natural

Una vez confirmada la concesión demanial, el Concello de Poio solicitará a la Xunta que la isla sea declarada Espacio Natural de Interés Local (ENIL). Además, se trabajará en la elaboración de un Plan de Uso, que se redactará “buscando consensos con los colectivos que forman parte de la Comisión de Seguimiento del Tambo”.

Agís confirmó que en los últimos días se ha enviado una carta a todas estas asociaciones en la que se les transmite la intención de convocar la comisión a principios de 2022 para abordar este tema. “Agradecemos infinitamente al tejido asociativo sus aportaciones, su implicación y su interés en buscar fórmulas para que Tambo sea público”, concluyó Gregorio Agís, quien también trasmitió su agradecimiento al Gobierno central. En este punto, ha querido hacer una mención especial a Pedro Cortés, subdelegado de Defensa, así como a la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, por su “actitud constructiva y total predisposición desde el principio para que esta negociación llegase a buen puerto”.

Compartir el artículo

stats