La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Pontevedra estrenó ayer nuevo local en la calle Eduardo Pondal, 64A, un bajo que cuenta con 640 metros cuadrados en los cuales el colectivo podrá llevar a cabo su actividad habitual con más comodidad en la era post-COVID.

El acto contó con la presencia de la presidenta provincial, Carmen Abeledo, que destaca que el nuevo espacio busca adaptarse y dar respuesta a las necesidades de los pacientes oncológicos y sus familiares, “suponiendo un punto de inflexión en la manera de ver el cáncer”. “Sobre todo, queremos que sea un espacio accesible, visible y funcional”, afirma.

La AECC mantuvo su actividad durante toda la pandemia utilizando vías telemáticas, aunque ha habido otras que no han podido recuperar, como la cena solidaria ni la carrera en favor de la investigación. Sí celebran el rastrillo, que estará abierto hasta el 15 de enero gestionado por 40 voluntarias. El horario es de lunes a sábado, de 10.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

“Asumimos esta nueva etapa con mucha ilusión porque nuestra actividad está aumentando y de este modo cada profesional podrá tener su propio espacio para los programas, que recordamos que son todos gratuitos”

“Asumimos esta nueva etapa con mucha ilusión porque nuestra actividad está aumentando y de este modo cada profesional podrá tener su propio espacio para los programas, que recordamos que son todos gratuitos”, indica Abeledo.

En la inauguración, la presidenta de la AECC de Pontevedra estuvo acompañada por representantes del gobierno local, entre ellos el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores; de la Diputación y de la Xunta de Galicia. También acudieron el jefe del servicio de Oncología del Complexo Hospitalario de Pontevedra, Manuel Constenla; el gerente del área sanitaria, José Ramón Gómez Fernández, y otras personalidades del mundo sanitario e incluso de la Universidad de Vigo, como el vicerrector del campus, Jorge Soto.

El bajo en la calle Eduardo Pondal tiene un amplio recibidor, una sala destinada a reuniones y charlas, sala de espera, cuatro salas de atención, un espacio destinado a logopedia y fisioterapia, dos salas de atención grupal, dos de reuniones, dos salas polivalentes, dos oficinas, y una zona de trabajo, así como dos almacenes para diverso material.