Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra recibe a los primeros usuarios del AVE gallego: “Lo malo es hacer el transbordo”

Los viajeros destacan la reducción de tiempo para entrar en Galicia, pero coinciden en lamentar el inconveniente de cambiar de convoy para llegar a otras ciudades gallegas

Llegada de viajeros a la estación de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

“Pensaba que no tendría que hacer transbordo al ser un AVE de larga distancia, pero bueno, esa fue la parte un poco incómoda; esperemos que lo resuelvan pronto para poder llegar directos”, decía Jiayi Lin, al llegar a las 12.06 horas de este martes a la estación de Pontevedra procedente de Madrid y tras pasar por Santiago. Esta joven pontevedresa fue una de las primeras viajeras del AVE entre Madrid y Galicia, que se estrenaba con viajeros.

Cuando Jiayi Lin compró el billete pensó que vendría en el nuevo tren sin tener que cambiar de convoy al llegar a Ourense. Pero pese a este inconveniente –que también destacaron otras viajeras de este primer tren– Jiayi Lin admite que se ha ganado en rapidez respecto al anterior servicio. “El viaje fue bastante rápido, muy bien. Llegamos más o menos en el tiempo que prometían, así que no hay queja”, añade.

En este análisis coincide otra de las viajeras de este tren que conecta Madrid con Galicia por primera vez en la historia por medio de la alta velocidad y que salió ayer con todas las plazas ocupadas. “Creo que se ha aligerado bastante el trayecto. Yo llevo cuatro años haciendo este trazado de tren y se ha ganado bastante. Son cuatro horas con un cambio en Santiago”, dice Paula Martíns. “Lo peor es lo del transbordo, la verdad, a ver cuando podemos tener un tren directo. Supongo que ese transbordo será lo que hará venir un poco menos de gente en tren, porque además hoy tuve tres minutos para cambiarme de un tren a otro y es un poco apurado”, añade esta viajera.

Desde este martes Pontevedra y Madrid están conectados con siete viajes al día en cada dirección mediante un tren de alta velocidad (hasta Ourense), cuyos tiempos de recorrido oscilan entre las 3.54 y las 4.44 horas, dependiendo de los transbordos que haya que hacer para cambiar de AVE a Alvia o Media Distancia, en los últimos kilómetros.

Cambio de convoy

También Marta Payo, que llegó a la estación de Pontevedra desde Madrid tras pasar por Ourense y Santiago, lamenta la demora y el incordio que supone el cambio de convoy. “Lo peor fue el transbordo en Santiago; eso es lo que le quita mérito al trazado, pero en fin, a ver si con el tiempo hacen uno directo hasta aquí”, dice esta pontevedresa, quien al igual que sus compañeras de viaje también valora las cosas positivas del nuevo servicio. Fue, en su opinión, un viaje “bastante bueno en cuanto a tiempo”, por lo que pese a los inconvenientes del cambio de trenes “lo seguiré usando, porque cuatro horas desde Madrid está muy bien, mejor que otros medios”.

“Lo seguiré usando, porque cuatro horas desde Madrid está muy bien, mejor que otros medios”

decoration

Estas usuarias valoran también el precio del trayecto entre los factores positivos del nuevo servicio. “Pagué por ida y vuelta 62 euros, bastante bien para este trayecto. Me metí en la página web ya en los primeros días que anunciaron la puesta en marcha”, dice Marta Payo.

Jiayi Lin dispone de la tarifa Renfe Plus para jóvenes, por lo que pagó 60 euros por el trayecto.

Paula Martíns es la única de las tres viajeras que se benefició de los primeros días de promoción de estos bonos por lo que solo costó 48,70 euros el trayecto.

En todo caso, los viajeros que hacen habitualmente un recorrido entre Pontevedra y Madrid destacan que pese al inconveniente del transbordo, el tren se ha convertido ya en la mejor opción para hacer este viaje, tanto por el precio como por el tiempo de recorrido. Hace solo unos años este viaje duraba ocho horas, como recordaba Pilar, una veterana viajera que ayer también esperaba un tren en la estación de Pontevedra.

El primer AVE con pasajeros en sentido Madrid-Ourense, partió a las 06.30 horas de la capital de España con 160 viajeros, en torno a la mitad de las plazas disponibles, según informó la operadora pública en un comunicado.

Billetes

Desde la puesta a la venta de los billetes del AVE, el pasado 23 de noviembre, ya se han vendido 125.000 billetes, entre los que se incluyen los billetes promocionales a 15 euros para celebrar la llegada de la Alta Velocidad a Galicia.

En total, en el primer día de servicio de la Alta Velocidad entre Galicia y Madrid, cerca de 5.000 viajeros utilizaron los trenes AVE y Alvia de Renfe que conectan ambas regiones.

La nueva oferta comercial que Renfe establece a partir de hoy, contempla la ampliación de frecuencias (directas o mediante enlace) y una reducción de tiempos de viaje que puede oscilar entre 54 minutos y 1 hora y 44 minutos, según los casos.

Tiempos de viaje

Así, Ourense-Madrid pasa de 6 a 10 servicios diarios directos por sentido con dos horas y cuarto por trayecto. A Coruña-Madrid pasa de 5 a 10 servicios diarios por sentido (3 directos y 7 con enlace), con el mejor tiempo de viaje en 3 horas y 51 minutos, siendo con enlace de 3 horas y media.

Santiago-Madrid pasa de 5 a 10 servicios diarios por sentido (4 directos y 6 con enlace), con el mejor tiempo de viaje 3 horas y 20 minutos y de solo 3 horas en caso de enlace; Ferrol-Madrid, 2 servicios diarios en cinco horas y ocho minutos; Vigo-Madrid, de 4 a 8 servicios diarios en 4 horas y 16 minutos.

Por su parte, Pontevedra-Madrid pasa de 5 a 7 servicios diarios por sentido (4 directos y 3 con enlace), con el mejor tiempo de viaje en cuatro horas y Lugo-Madrid pasa de 3 a 4 servicios diarios por sentido (1 directo y 3 con enlace), en 4 horas de viaje.

A estos ahorros de tiempo se añadirán unos 20 minutos de ahorro más con la entrada en funcionamiento de los trenes Ave de la serie 106 (Avril), salvo en el servicio directo Ourense-Madrid, que ya se sitúa en esas dos horas y cuarto.

Muchas voces admitían desde la misma puesta en marcha de este servicio que el AVE gallego nace cojo, porque queda pendiente la vertebración de toda la comunidad desde los raíles del AVE que llegan a Ourense.

Ciudades gallegas

Además de un mejor enlace con todas las ciudades gallegas falta también una conexión de la alta velocidad con el norte de Portugal, de gran vinculación social y económica con Galicia.

Para reducir los trayectos entre las ciudades gallegas y Ourense, Adif y el Ministerio de Transportes anunciaron que modernizará estas conexiones mediante los trenes 116 Talgo, más conocidos como Avril. Pero no se ha dado una fecha para que esta implantación sea una realidad.

Adif instalará seis kilómetros de barreras acústicas en el Eje Atlántico por la comarca

El Consejo de Ministros, autorizó a Adif Alta Velocidad, la licitación del contrato de obras de ejecución del proyecto de protecciones acústicas del Eje Atlántico en la provincia, que incluye seis kilómetros de estos elementos en la comarca. La actuación contempla actuaciones necesarias en las zonas susceptibles de ser protegidas del impacto acústico generado por la circulación de trenes. En este sentido, se prevé la ejecución de 122 pantallas acústicas, con un área total de 33.205,88 m2. Del total de pantallas, 21 serán metálicas de doble absorción, 7 de metacrilato y el resto, metálicas. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ya puso en marcha hace unos meses un programa de expropiaciones y ocupaciones temporales de terrenos para instalar esos seis kilómetros de barreras acústicas en Vilaboa, Pontevedra, Barro, Portas y Caldas. La afección sobre el territorio se plantea para algo más de 120 fincas de los cinco municipios, de las que unas treinta serías expropiadas y en el resto solo se plantea un uso temporal durante las obras. En total, se proyecta la instalación de unas ochenta barreras de este tipo, en varias formas, desde muros de hormigón con metacrilato hasta paredes metálicas.

En el caso del municipio capitalino, la previsión es instalar unas cuarenta que suman algo más de dos kilómetros, en varios puntos de las parroquias pero también en el casco urbano, desde las inmediaciones de la estación hasta la zona de A Seca. Así, está previsto una barrera de 124 metros en el entorno del puente sobre la calle Otero Pedrayo, otra de 56 a la altura de la Ciudad de Piedra, o 44 junto a la avenida de Buenos Aires hacia Monte Porreiro. Para ello, se expropiarían 27 fincas y se ocuparían temporalmente trece más. En Vilaboa se plantea una longitud similar (algo más de 2.200 metros) en 26 barreras, mientras que en Barro se llegaría a los 1.200 metros con 13 paredes de este tipo. Caldas y Portas suman cinco muros que suman unos 250 metros. El proyecto global se extiende a otros tramos del Eje Atlántico ferroviario, desde Redondela hasta Padrón, con un total de nueve kilómetros en 122 pantallas, de las que la mayor parte corresponde a la comarca de Pontevedra. Este proyecto, redactado en 2019, se reactiva ahora, coincidiendo con la puesta en servicio del nuevo enlace del tren Alvia entre Pontevedra y Madrid que discurre por esta línea de velocidad alta hasta Santiago y de ahí a Ourense, en vez de hacerlo por la vía convencional del Miño.

Compartir el artículo

stats