La base de la Brilat se vistió ayer de gala para conmemorar la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería, en una efeméride que está además íntimamente ligada con la tradición de la que es depositaria la Brigada Galicia VII. Y es que la celebración de la Inmaculada como protectora de la Infantería española se remonta a los hechos conocidos como el “Milagro de Empel”, en donde los soldados del Tercio Viejo de Zamora pudieron salir victoriosos de un asedio al que estaban sometidos en la isla de Bommel por un brusco cambio de tiempo que los sitiados atribuyeron a la intervención de la Virgen, tras la aparición de una imagen suya en una trinchera.

La Brilat honra a su patrona con la mente en Irak y Mali

Casi medio siglo después, el Regimiento de Infantería Isabel la Católica, en el que se integra el Batallón Zamora, con sede en Pontevedra, son testigos y depositarios de la tradición de aquel Tercio.

Por este motivo, es tan importante esta celebración en la Brilat, aunque este año tuviera que volver a ser un acto de carácter interno, sencillo y reducido en aforo por la crisis sanitaria. No obstante, se llevó a cabo la tradicional parada militar, la Renovación del Juramento a la Bandera de los militares de la Brigada que pasaron a la reserva o la entrega de una imagen de la Inmaculada a la cofradía de Empel, además del homenaje a los caídos.

El general de la Brilat, Luis Cortés, en su discurso, tuvo muy presentes las misiones en las que actualmente están inmersas las unidades de la Brigada y por ello “invocamos a nuestra Patrona su protección, especialmente para nuestros compañeros en las misiones de Irak y Mali y le elevamos nuestras plegarias especialmente por las almas de los integrantes de nuestra Brigada que perdieron su vida fuera de nuestras fronteras en diferentes misiones internacionales”. Quiso expresar el “renocimiento, especial afecto y cariño a todos sus familiares”. Cabe recordar que la Brilat también forma parte actualmente de la Brigada de Alta Disponibilidad de la OTAN.

El desfile estuvo presidido además por el Teniente General, Luis Cebrián Carbonell, quien fuera jefe de la Brilat entre los años 2013 y 2017, dejando un gran recuerdo en la unidad. El general Cortés agradeció su presencia en el acto.