Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José M. Pidre Autor de “Tambo. La isla en el tiempo”

“El Ayuntamiento de Pontevedra fue propietario de Tambo y la donó al Estado”

“El cierre del lazareto significó el hundimiento de Pontevedra y el auge del puerto de Vigo”

El escritor pontevedrés José M. Pidre Novás. | // RAFA VÁZQUEZ

El Liceo Casino fue escenario de la presentación de Tambo. La isla en el tiempo”, un trabajo en el que José María Pidre Novás reúne más de dos años de investigaciones en archivos históricos para profundizar en la historia de la ría de Pontevedra.

¿Cuáles son las primeras referencias que tenemos de Tambo?

Las primeras referencias, porque yo solo me baso en documentación histórica y no hago caso de leyendas y todo lo que se atribuye a Tambo, las sitúo en 1116, que es cuando la reina Urraca y su marido, Raimundo de Borgoña, los condes de Galicia, donan la isla con otros terrenos, en Simes, Campañó, Marín etc, a los monjes del monasterio de Poio.

¿Qué orden pasó a ser propietaria?

Los monjes en aquel momento eran de la orden de San Benito, son los benedictinos o también llamados monjes negros por los hábitos que utilizaban, totalmente negros. Es en ese momento de transición donde comienzo yo la historia de la isla de Tambo.

Vista de la isla de Tambo en la Ría de Pontevedra con el municipio de Poio al fondo GUSTAVO SANTOS

¿Cuál es el siguiente punto de inflexión histórica?

Los monjes están con la propiedad de la isla hasta la desamortización, que es cuando tienen que abandonar Tambo y todas las propiedades que tienen en Galicia, sobre todo en la provincia de Pontevedra, y se marchan a Italia. Y ahí es cuando Tambo pasa mediante subasta a ser propiedad de una parte de los vecinos del puerto de Combarro, que la compran por 18.000 reales.

¿Cómo se creó el lazareto?

Fue en ese momento histórico, a mediados del siglo XIX. El Estado decide montar un lazareto en Tambo, saltándose a los verdaderos propietarios, y se queda con la isla para montar el lazareto. Los vecinos pleitean con el Estado y le ganan el pleito, pasan a ser los propietarios de la isla, un fallo que coincide con el cierre del lazareto.

"A mediados del XIX el Estado decide montar un lazareto en Tambo, saltándose a los verdaderos propietarios, y se queda con la isla para montar el lazareto. Los vecinos pleitean y le ganan, un fallo que coincide con el cierre del lazareto"

decoration

¿Cómo es entonces que los vecinos no siguieron siendo los propietarios?

Ocurre que los vecinos no tienen para pagar al abogado y acuerdan venderle todos los terrenos que poseen en la isla a cambio de los honorarios que cobraba por haberlos defendido. Y aquí es cuando entra en escena Montero Ríos, que compra tres quintas partes de la isla.

¿Se la compra al abogado?

No, a Francisco Arosa, que a su vez había prestado dinero al abogado y a cambio se había quedado con toda la isla. Le compra tres quintas partes y Francisco Arosa se queda con dos. Y como quieren montar algo en la isla, porque la pérdida del lazareto supuso un gran golpe para Pontevedra, acuerdan con las autoridades de Madrid crear un presidio militar. Y de Madrid exigen que para montar el Estado ahí un presidio el Ayuntamiento (el Ayuntamiento, no los propietarios) le tiene que donar esos terrenos al Ministerio de la Guerra. Montero Ríos cede su parte al Ayuntamiento, Francisco Arosa se la vende, no la cede, y en ese momento el Ayuntamiento de Pontevedra se convierte en el propietario de la isla de Tambo. Es algo de lo que yo no tenía referencias, que el Ayuntamiento de Pontevedra fue propietario de Tambo.

¿La donó al Estado?

Sí, el Ayuntamiento donó Tambo al Estado, que pasa a ser el propietario de la isla. En la donación y la venta que hacen respectivamente Montero Ríos y Arosa, establecen una cláusula que estipula que si no se construye en el plazo de un año el presidio militar la propiedad retornará nuevamente a ellos. Como no se construye, entonces la propiedad se revierte. En ese momento que retorna la propiedad Montero Ríos compra esas dos quintas partes que le faltaban de la isla y se convierte en el propietario de Tambo.

¿Hasta cuándo conservó la propiedad?

La mantiene hasta el año 1938. Le expropian en el año 1920 el islote de Tenlo para hacer el faro y en 1938 sale a subasta Tambo, subasta que no se celebra pero al año siguiente ya aparece en los Presupuestos del Estado una inversión para la construcción de la Escuela Naval Militar y otros equipamientos propios, y ya se cita a Tambo como propiedad de la Marina, situación que se mantiene hasta hoy en día.

En la obra habla de una familia que vivió en Tambo…

Desarrollo la estancia en Tambo de una familia, una principalmente, la familia Arines, que durante muchas generaciones vivieron en la isla. Tenían una casa de planta baja y primera que estaba situada justo por debajo de la capilla de San Miguel, cuyos restos son los que se conservan hoy en día.

¿Por qué se crea el lazareto?

Se pone en marcha por la epidemia de cólera, en el primer tercio del siglo XIX.

¿Cómo funcionaba?

Había dos, el limpio y el sucio. El sucio era el que se reservaba para personas que necesitan atención médica y tratamiento, y están totalmente aisladas, mientras que el lazareto limpio es un poco lo que pasó con el COVID, simplemente lo que tienes que hacer es una cuarentena para comprobar que no estás enfermo. Para todos los barcos que entraban se establecía una cuarentena, de modo que la gente que necesitaba tratamiento pasaba al lazareto sucio y la que no tenía síntomas al otro.

"El cierre del lazareto supuso el fin de Pontevedra y el crecimiento del puerto de Vigo. Es un momento clave, se desaprovechó la idea de convertir Marín en el puerto de Pontevedra y al quedarse con todo el tráfico marítimo surge el gran puerto de Vigo"

decoration

¿Por qué era tan importante para Pontevedra?

Su cierre supuso uno de los puntos de inflexión más graves en la economía de Pontevedra, el lazareto suponía un movimiento enorme de barcos, que venían a Tambo a pasar la cuarentena, porque no solo eran los tripulantes sino también pasajeros y todas las mercancías, que también tenían que pasar cuarentena almacenadas. Eso suponía un movimiento de trabajo y económico impresionante, ya que alrededor de la isla, en Pontevedra, Marín, Poio… habían surgido industrias de reparación de buques, aprovisionamiento, alimentación etc. El cierre del lazareto supuso el fin de Pontevedra y el crecimiento del puerto de Vigo. Es un momento clave en el que se desaprovechó la idea de convertir Marín en el puerto de Pontevedra y al quedarse con todo el tráfico marítimo surge el gran puerto que es hoy en día Vigo. Para Vigo fue su auge y para Pontevedra el hundimiento. Su cierre fue una cuestión política, no había ninguna razón para cerrar Tambo y mantener San Simón, no son comparables ni en superficie, capacidad de alojamiento etc, pero mantuvieron San Simón y cerraron Tambo.

Compartir el artículo

stats