Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crece el impacto económico de la Brilat

Militares de la Brilat, en unas maniobras en el polígono industrial de Barro, en abril pasado. Rafa Vázquez

Aporta cada año a la ciudad y su entorno más de 40 millones de euros en salarios, proyecta una imagen internacional de Pontevedra con sus misiones de paz y contribuye al empleo con más de dos mil trabajadores, entre militares y civiles. La Brilat, plenamente asentada en la comarca, ha aumentado en los últimos años su papel de “dinamización económica” del municipio y su entorno. Así se pone de manifiesto en el último Observatorio Urbano de Pontevedra 2021, que no solo deja claro una vez más el peso específico que tiene la Brigada Galicia VII para la zona, concretamente su base General Morillo ubicada en Figueirido, sino que destaca que su aportación es cada vez mayor.

Según este estudio, el impacto económico directo que tenía la instalación militar en la comarca era de 43,4 millones de euros en 2017, pero a día de hoy ya roza los 46 millones, según la importación facilitada por la propia unidad militar en julio de este año, que cifra en salarios el 88,3%, es decir, 40,6 millones.

El estudio analiza el impacto directo, es decir, el desembolso que realizó el Ministerio de Defensa en la comarca con el pago de salario y otros gastos derivados del funcionamiento de la base, pero no incluye los datos de otras instalaciones militares, como es la Escuela Naval de Marín.

Hace cuatro años contaba con 374 proveedores totales, de los cuales 133 eran empresas instaladas en la comarca de Pontevedra. Ahora, la cifra global ya se eleva a 429, de los que 165 son “proveedores de abastecimientos o servicios de Pontevedra y comarca”

decoration

Pero más importante incluso que el balance salarial, es la relación laboral y comercial con su entorno. Hace cuatro años contaba con 374 proveedores totales, de los cuales 133 eran empresas de abastecimientos o servicios instaladas en la comarca de Pontevedra. Ahora, la cifra global ya se eleva a 429, de los que 165 son “proveedores de abastecimientos o servicios de Pontevedra y comarca”, es decir, casi un 25% más. Además, hay varias empresas que prestan sus servicios en la base sin coste para la administración y que en total suman 46 empleos civiles añadidos. Son firmas de cafetería, bazar, peluquería, óptica, ortopedia y de fisioterapia.

Según este informe, el papel de la Brigada Galicia como dinamizador económico local y comarcal también queda de manifiesto en tanto en cuanto muchos de sus empleados son pontevedreses o residen en la ciudad del Lérez. De los 2.200 trabajadores de la base General Morillo (entre militares, civiles de la administración militar y civiles empleados por empresas contratistas) un 42% son pontevedreses y un 68% son gallegos. Además, ocho de cada diez son empleados menores de cuarenta años, por lo que es un nicho de empleo juvenil. Un tercio tiene menos de 31 años.

“La aportación económica de la Brilat fue superior en los últimos cinco años a los 43 millones de euros”

decoration

El documento, elaborado por Pedro Froilán Figueroa Dorrego Daniel Gallego Ortigueira, del Grupo de Investigación da Universidade de Vigo G4 PLUS, señala que “la aportación económica de la Brilat fue superior en los últimos cinco años a los 43 millones de euros”, pero en 2020 llegó a “casi 46, tras incrementar un 6,88% a través de retribuciones e indemnizaciones al personal militar y gastos por servicios a proveedores”. Subraya que “es relevante mencionar que los 40,6 millones de euros de retribuciones son el importe neto, alcanzando los 49,5 millones de euros brutos”.

De los 45.973.000 euros de impacto total, la mayor aportación se destinó al pago de salarios. En total 40,6 millones. A esta cantidad hay que sumar 2,1 millones como indemnizaciones extraordinarias por razones de servicio, que se suelen corresponder con la participación de sus efectivos en labores de instrucción o adiestramiento de carácter especial.

El resto, otros 5,4 millones, se destinaron a afrontar los gastos para el funcionamiento de la base y para pagar a proveedores. Por ejemplo, solo a alimentación se destinaron 746.000 euros, o también es destacable el consumo de 732.000 euros en combustible. A estas cifras hay que sumar más de 1,6 millones en inversiones, obras, mantenimiento de las instalaciones y del material y gastos corrientes, otros 190.000 en limpieza, o 172.000 en formación según los datos facilitados al Observatorio Urbano por la propia Brilat.

El estudio señala que entre 1995 y 2020 la brigada realizó 21 misiones de paz y calcula que un contingente medio de 500 militares por seis meses de estancia puede suponer un desembolso de 9,4 millones de euros solo en retribuciones extraordinarias.

decoration

A estas cifras hay que sumar las retribuciones extraordinarias en caso de que los efectivos de la Brilat se sumen a misiones de paz en el exterior, como es el caso actualmente de los dos contingentes desplegados en Irak y en Mali, si bien en ambos casos, el grueso de las fuerzas corresponde a las unidades de la Brilat en Asturias. En este sentido, el estudio señala que entre 1995 y 2020 la brigada realizó 21 misiones de paz y calcula que un contingente medio de 500 militares por seis meses de estancia en una zona de operaciones internacionales puede suponer un desembolso de 9,4 millones de euros solo en retribuciones extraordinarias.

A todo este impacto económico, el informe suma la “proyección de la imagen internacional” de Pontevedra a través de la Brigada Galicia. Además cita su intervención cada verano en la Operación Centinela Gallego contra los incendios, así como su arraigo social en la comarca y su participación en múltiples actividades de carácter social, deportivo, cultural y educativo.

La implicación internacional de la unidad

El Regimiento Isabel la Católica con base en Figueirido, ha permanecido activada durante este año 2021 como parte de la Brigada de Muy Alta Disponibilidad de la OTAN (VJTF), pudiendo ser desplegada en un máximo de cinco días. El año próximo mantendrán esta adscripción, pero ya en un segundo nivel de reacción. El periodo de activación con la VJTF dura tres años, uno principalmente de adiestramiento, el segundo (en el que se encuentra ahora) en situación de “stand by” en el que puede ser movilizada de inmediato, y el tercero en el que sigue formando parte de esta unidad pero en reserva.

La Brigada participa también en misiones internacionales en Irak y Mali. Todos los efectivos ya están plenamente desplegados en ambos países. El grueso de la fuerza está integrada por miembros de los batallones San Quintín y Toledo, con base en Asturias, aunque con apoyos de unidades pontevedresas como el Cuartel General VII, el Grupo Logístico VII y el Grupo de Artillería VII. En total, unos 450 militares que se despliegan las dos misiones. Además, la Brigada continuará con su faceta de instrucción a otras unidades del Ejército como experta en diferentes capacidades. Así, antes de que acabe el año se prevé que imparta seminarios a mandos en aspectos como combate en terrenos boscosos, asistencia sanitaria en combate y protección a autoridades en escenarios de conflicto.

Compartir el artículo

stats