Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bigotes solidarios: mucho más que un gesto

Hombres pontevedreses, como los jugadores del Mareantes Rugby Club, participaron un año más en el movimiento Movember para visibilizar las enfermedades masculinas

Varios de los jugadores del Mareantes que se dejaron crecer el bigote el pasado mes de noviembre. | // GUSTAVO SANTOS

En herradura, de morsa, de lápiz, italiano, inglés, imperial, fino, pistolero, prepuber, rizado, de cepillo, de estilo Dalí, Cantinflas y hasta Fu Manchu. Hay incontables tipos de bigotes, casi tantos como hombres en el mundo, y el mes de noviembre es desde hace casi 20 años el elegido para que miles de personas se lo dejen crecer con el objetivo de dar visibilidad y concienciar acerca de las enfermedades masculinas, especialmente el cáncer de próstata y el testicular y, últimamente, para la prevención del suicidio.

Como cada año desde hace casi 15, Pontevedra se implica de lleno con la iniciativa “Movember” –una mezcla entre “moustache”, bigote en inglés, y “November”, noviembre en inglés– y uno de sus principales referentes son los chicos del Mareantes Rugby Club, siempre dispuestos a colaborar con causas solidarias.

“En el rugby se puso muy de moda y lo empezaron a hacer casi a la vez varios clubes de Galicia. Es un gesto que no cuesta nada y sirve para visibilizar las enfermedades masculinas”, explica Guille Juncal, que forma parte de la decena de jugadores del Mareantes que se han dejado bigote este año.

El origen del Movember, allá por el año 2003, tenía por objetivo que dejarse bigote sirviera para generar conversaciones y, a partir de ahí, aumentar las donaciones para diferentes investigaciones sobre enfermedades científicas. De hecho, desde su fundación, el movimiento ha financiado más de 1.250 proyectos en todo el mundo.

“Hay gente que nos conoce que cuando nos ve con bigote nos pregunta, es una buena idea de márketing la que han tenido los creadores. De hecho, cuando nos cruzamos por la calle con chicos con bigote nos preguntamos si será que lo lleva siempre o si es por el Movember. Es algo simpático y gracioso que es evidente que llama la atención”, comenta Guille Juncal.

En el Mareantes, como en el mundo, hay todo tipo de bigotes, desde finitos, hasta quienes se han afeitado la barba para que se note más. Los más jóvenes, de 18 años o menos, apenas tienen, pero también colaboran en la causa. “Se lleva con humor”, finaliza Juncal.

Otras formas de colaborar

Dejarse bigote en el mes de noviembre es una de las formas de colaborar con el movimiento Movember, llamando la atención sobre las enfermedades masculinas, pero no es la única forma de participar. En la página web de la iniciativa se recogen diferentes opciones orientadas sobre todo a la recaudación de donativos. La más destacada es organizar algún evento o fiesta para animar a la participación de más gente. Incluso ofrecen una guía de instrucciones, ideas para eventos virtuales o presenciales y consejos y recursos para organizar la cita. Desde el movimiento Movember hacen especial hincapié en la visibilización de las acciones que se lleven a cabo, ya sea dejarse bigote u organizar un evento, y en compartirlas a través de las redes sociales. “Grandes o pequeñas, cada donación hace una diferencia”, afirman.

Compartir el artículo

stats