Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El área escala en la sexta ola y reparte los ingresados por coronavirus entre Neumología y Medicina Interna

Los profesionales del CHOP expresan una “preocupación moderada” y están “expectantes” por las próximas semanas

Profesionales preparan dosis de vacunas contra el COVID en el “vacunódromo” de Pontevedra. // GUSTAVO SANTOS

Tal y como se esperaba para este otoño, la sexta ola del COVID ha comenzado su imparable ascenso. En el caso del área sanitaria la evolución ha sido crucial en la última semana, con una media de contagios nuevos en los últimos tres días de 40. Ayer mismo el Sergas informó de 51 más, la cifra más elevada desde el pasado mes de agosto. Con estos enfermos agregados, las comarcas de Pontevedra y O Salnés en conjunto se sitúan en 342 casos activos de coronavirus.

Hay que remontarse a principios del mes de julio pasado para encontrar una cantidad de enfermos similar. Fue entonces cuando se inició la quinta ola, que llegó a un pico de enfermos que rebasó los 3.000 infectados, superando a todas las anteriores.

¿Hay que preocuparse con este nuevo giro de la pandemia? Los profesionales del Complexo Hospitalario de Pontevedra (CHOP) están, por el momento, tranquilos, porque las cifras no son demasiado elevadas, aunque es evidente la evolución futura que tomará la infección, en plena campaña, además de la gripe y otras enfermedades respiratorias.

“Tenemos una preocupación moderada de momento”, asegura Adolfo Baloira, el jefe de Neumología, uno de los servicios clave en la lucha contra el COVID.

“Son tasas bajas aún tanto de contagiados como de hospitalizados, pero que han aumentado considerablemente en los últimos 14 días. Es por ello que estamos expectantes por lo que ocurrirá en las próximas semanas”, reconoce en clara referencia a fechas clave en la celebración de comidas y cenas de empresa, eventos sociales y las inminentes fiestas navideñas.

“Hay personas ingresadas que no se habían vacunado, pero también jóvenes que sí lo habían hecho y tienen neumonía"

Adolfo Baloira - Jefe del servicio de Neumología del CHOP

decoration

Presión hospitalaria

La presión hospitalaria es uno de los termómetros clave en la toma de decisiones del Sergas. En estos momentos hay 11 hospitalizados en el área sanitaria, lo cual no supone un número preocupante. Pero si siguen este aumento exponencial no tardará en serlo. Basta ver que hace ocho días solamente había dos ingresados.

Los que hay ahora se reparten entre los servicios de Neumología y Medicina Interna, explica Baloira, que recuerda que siempre hay que tener en cuenta que hay otros pacientes con patologías respiratorias no COVID.

“Se reparten en función del paciente. Siendo lo habitual que en Neumología estén los más jóvenes, con problemas de coronavirus puros, y en Medicina Interna aquellos de más edad con pluripatologías como las cardíacas”, resume.

De los hospitalizados actuales solo hay uno en la unidad de críticos, la UCI, mientras que los otros diez se reparten entre el Hospital Montecelo (ocho) y el Hospital do Salnés (dos).

“Hay personas ingresadas que no se habían vacunado, pero también jóvenes que sí lo habían hecho y tienen neumonía. En todo caso, hay que recodar que la infección grave es 25 veces menor en vacunados que en no vacunados”, subraya el neumólogo del CHOP.

Por ello insiste en la importancia de recibir el refuerzo de las vacunas cuanto antes, especialmente en el caso de personas de edades avanzadas y pluripatológicas.

“La tendencia es clara a que aumenten los hospitalizados, pero no sabemos cuándo se alcanzará la estabilidad”, reconoce Baloira.

En cualquier caso, celebra que en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés el porcentaje de vacunados es de alrededor de un 94%.

97 casos en la Boa Vila

Uno de cada tres infectados en el área es un vecino del municipio de Pontevedra, que cuenta ya con 97 casos activos. En la última semana sumó 51 nuevos, 95 a dos semanas vista.

Otro de los concellos que preocupa a los servicios epidemiológicos es el de O Grove, con 38 positivos, 33 de los cuales se detectaron en los últimos siete días.

Respecto a las principales localidades de la comarca pontevedresa, todas se encuentran en aumento de casos, de ahí que en Poio y Marín ya haya 16 activos en cada una y en Sanxenxo sean 15.

Por el momento, el número de fallecidos en el área por complicaciones con el virus se mantiene en 205, cifra acumulada desde marzo del año pasado. El último muerto fue un hombre de 89 años hace dos meses.

Otros 3.500 convocados a vacunarse hoy

El “vacunódromo” habilitado en la planta baja del edificio de la Xunta en Campolongo en Pontevedra podría recibir hoy, en horario de mañana y tarde, a 3.500 personas citadas para vacunarse. Según informa el Sergas, hay citadas 2.000 de edades comprendidas entre los 70 y los 79 años que recibirán la tercera dosis del suero contra el COVID. A ellas hay que sumar otras 1.500 de aquellos que en su momento fueron vacunados con Janssen, y a que ahora serán reforzados con una segunda dosis, pero de Pfizer. El Sergas pide puntualidad estricta, en la medida de lo posible, a los usuarios de la sanidad pública para acudir al recinto, ya que al tratarse de un edificio céntrico y con dificultades para estacionar, cualquier adelanto o retraso sobre la hora recibida en la cita por SMS generará largas colas como las que se han producido estos días.

Compartir el artículo

stats