Usuarios del centro cultural de Estribela critican las deficiencias que tiene el edificio, algunas de ellas desde el mismo día de su inauguración, hace ya algunos años. Desde antes de la pandemia no funciona el ascensor, lo cual supone un serio impedimento para las personas mayores que acuden a las actividades que allí se desarrollan y que tienen que usar las escaleras. Además no tienen timbre para llamar desde el exterior a quienes están dentro en algún curso o actividad.