Dos personas, un matrimonio de la parroquia de A Portela, en Barro, necesitaron ser excarceladas del interior del vehículo en el que se encontraban después de derrumbarse el techo del garaje del mismo sobre las diez de la noche del miércoles. Fue un familiar de los implicados quien contactó con el 112 para solicitar ayuda para las personas atrapadas. Al parecer, el tejado se vino abajo al golpear el vehículo el portalón, en un despiste. De inmediato, se movilizó a los Bomberos de Ribadumia, a los servicios médicos, a la Guardia Civil y a los miembros de Protección Civil de Barro. Al final de las tareas en el lugar, la dotación de Bomberos desplazada al punto indicó que había liberado a las dos personas, ambas ilesas.