Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

25 N | Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Arte como denuncia contra el negacionismo de la violencia machista

Un momento de la performance de Alba Soto Rafa Vázquez

Arte, acción y denuncia contra todas las formas de violencia contra las mujeres y contra los negacionistas de la violencia de género. Esta fue la revindicación “alta y clara” de una de las acciones del programa Violencia Zero que tuvo lugar ayer en la plaza de A Peregrina, un acto central de la jornada en la ciudad que reunió a alcaldes y alcaldesas de la provincia, encabezados por el de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, así como la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, y representantes provinciales, municipales y de colectivos y asociaciones de mujeres, además de un nutrido público. La presidenta de la Diputación, Carmela Silva, volvió a mostrar su indignación por una situación que calificó de insoportable y reclamó la “necesidad de gritar muy alto para que la agenda feminista se sitúe ya en el centro de la acción política”.

La creadora multidisciplinar Alba Soto impregnó el escenario de la plaza de A Peregrina de su mágico universo artístico con imágenes y sonidos impactantes. De esta forma, en su performance “Asta en cueva” se valió de objetos y vestuarios, como una máscara negra, manos de hombre que la envolvieron y tetinas que se pegó al cuerpo, con los que buscó visibilizar aspectos como el autoconocimiento de las mujeres y su conexión grupal. La artista definió su intervención, hecha delante y dentro de la fuente de la plaza y bajo la escultura de una mujer que tiene un león entre sus piernas, como “una especie de ritual”. “Creo que es muy importante que saquemos nuestra parte leona, no solo de fuerza bruta o física, sino de fuerza interior y de toma de conciencia. Es un rugido desde dentro, pero también hacia fuera, una zarpa”, explicó.

Tras su performance, en la que colaboraron varias mujeres, entre ellas Carmela Silva y Maica Larriba, haciendo sonar unos matasuegras que representaban el grito ahogado de las víctimas, fue el turno para la promotora de igualdad de género e hija de una víctima de la violencia machista Andrea Campos, que leyó el manifiesto institucional del Concello de Pontevedra.

EIM O Revel (Sanxenxo). | // FDV

Una hora antes, Maica Larriba, presidió el acto institucional en la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, en el que se dio lectura a la declaración institucional del Gobierno aprobada por el Consejo de Ministros y a guardar un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas de la violencia machista.

Maica Larriba intervino para denunciar una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas, la violencia contra mujeres y niñas. La subdelegada informó, asimismo, de que en la provincia, “a día de hoxe, 1.235 mulleres son vítimas de violencia machista e están incluídas no sistema integral de seguimento de vítimas de violencia de xénero. O máis grave é que quince destas vítimas son menores de 18 anos e catro agresores tamén son menores de idade”. De la misma manera, Larriba recordó que “entre os obxectivos transversais do Goberno está a loita contra esta lacra que debe combaterse coa promoción da igualdade de dereitos entre mulleres e homes. Un camiño no que se está a avanzar, pero o recordo das 37 vítimas mortais no que vai de ano e o crecente aumento de agresións que vivimos tras o estado de alarma, obríganos a seguir traballando arreo”.

La subdelegada insistió en la celebración de este tipo de actos, que recuerdan la necesidad y la importancia de “seguir adoptando medidas para lograr unha sociedade libre de violencias machistas”. Tras su intervención, la escritora Inma López Silva dio lectura a la declaración institucional del Gobierno.

Lectura de manifiesto en la plaza de A Peregrina. | FDV

Pontevedra también expresó su rechazo a la violencia machista de forma visual, con una pancarta que cuelga del balcón de la Casa Consistorial o con la iluminación de edificios institucionales de color violeta. Por segundo año consecutivo, los “Xardíns que Falan” vuelven a alzar la voz para sumarse a la conmemoración del 25N y enviar un tajante mensaje reivindicativo. Así, en los jardines de Casto Sampedro se realizó una composición de flores y mariposas violetas y se instaló un banco morado en el que se puede leer la siguiente invitación a reflexionar: “Senta e pensa... No último machismo ante o que calaches #25N”. También los de la plaza de España amanecieron con una bonita composición floral, conformando una senda recorrida por unas katuiskas de ese color violeta que simboliza la lucha feminista.

El concelleiro de Desenvolvemento Sostible, Iván Puentes, explicó que “la iniciativa Xardíns que Falan nació con el objetivo de convertir las zonas verdes urbanas en espacios vivos, que interactúan con la ciudadanía, que se suman a las conmemoraciones y celebraciones y que, como sucede en este caso, sirven para poner de manifiesto el posicionamiento desde el Concello a favor de un mundo feminista en el que el terrorismo machista no tenga cabida en ninguna de sus expresiones”.

Compartir el artículo

stats