Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Éxito del rastrillo de AECC: 40 ventas en su primera hora

La asociación inaugura su mercado solidario en la calle Gutiérrez Mellado

Venta de un espejo en el primer día el rastrillo. Rafa Vázquez

El rastrillo solidario de la Asociación Española Contra el Cáncer, AECC, ha vuelto a demostrar su éxito indiscutible en su inauguración, con 40 ventas en su primera hora de apertura.

El colectivo abrió ayer a mediodía este mercado, en el que la mayoría de los artículos son de segunda mano pero están en muy buen estado. En esta ocasión está ubicado en la calle Gutiérrez Mellado, número 10 (donde se encontraba la tienda de complementos de Day&Day).

Más de 40 voluntarias y voluntarios atenderán este espacio de lunes a sábado en horario de 10.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

La principal novedad este año es que no se admiten prendas de ropa ni textil en general, así como calzado. Tampoco juguetes ni enciclopedias.

En el caso de la ropa y el calzado, una de las voluntarias explica que el principal motivo es la pandemia del COVID. “No tenemos garantías de poder desinfectar esas prendas que, lógicamente, están usadas, así que por seguridad no se ofrecen”, afirma.

La principal novedad este año es que no se admiten prendas de ropa ni textil en general

decoration

Y es que con solo echar un vistazo al rastrillo de este año es muy evidente que es mucho más selectivo que otros años. En este sentido, los propios clientes agradecen que esté más ordenado. “Ves fácilmente si hay algo que te interesa y te da la sensación de que hay más calidad este año”, reconoce María José García, que se acercó en la primera mañana al local, donde realizó su primera compra.

Esta iniciativa solidaria cuenta año tras año con clientes fieles que, además de estar interesados en los artículos a la venta, quieren aportar su granito de arena a la lucha contra el cáncer. “Al fin y al cabo, ¿qué familia no ha tenido que pasar por el duro trago de esta enfermedad?”, afirma Antonio Varela, vecino de Pontevedra.

Este año el rastro de la AECC está en la calle Gutiérrez Mellado. Rafa Vázquez

Hay que destacar que la AECC cuenta con un almacén desde el cual se irán trasladando nuevos objetos en venta al local abierto al público. “Además, la gente también llega ofreciendo otros artículos, que nosotras revisamos para confirmar que están en buen estado y que son aptos para poner a vender”, indica la voluntaria.

La oferta es muy amplia y para todos los bolsillos. Así, en las estanterías de este nuevo bajo de Gutiérrez Mellado se pueden encontrar artículos desde 1 euro hasta otros que se venden por 100 euros.

Los más caros son los muebles, como una pareja de butacas vendidas ayer mismo por 70 euros cada una, un espejo por 90 o unos cabeceros de cama de madera maciza por 100.

Hay libros, bisutería, artículos de decoración, de cocina, de comedor... “La mejor muestra de que la gente viene encantada es que hicimos 40 ventas en la primera hora de apertura”, celebran las voluntarias, que representan la verdadera esencia de la AECC.

Compartir el artículo

stats