Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El macroenlace de Curro recupera parte de su imagen al eliminar la masa forestal

La tala de gigantescos eucaliptos, ‘xestas’ de gran porte, ‘toxos’ y ‘silvas’ ocupa varios días a una empresa | Usan grúas, tractores y maquinaria pesada ante la densidad de la biomasa

La tala de eucaliptos frondosos en el talud del acceso fue una de las labores más delicadas. Iñaki abella

El nudo de Curro empieza a recobrar la imagen de megainfraestructura con la que se construyó hace una década como nodo para la conexión de las principales vías de comunicación de las dos comarcas bañadas por el Umia, O Salnés y Caldas.

Grandes camiones retiran la maleza cortada I. Abella

Pasado todo este tiempo, el entorno de esta gigantesca construcción entre Meis y Barro se transformó en una selva de xestas, zarzas y eucaliptos que desde hace una semana se intenta reducir con intensas labores de retirada de especies cuya frondosidad afectaba a la visibilidad y, por tanto, a la seguridad del tráfico.

Hace más o menos una semana que un completo equipo de trabajo, con maquinaria pesada, actúa sin descanso en todas las llamadas “zonas verdes” del enlace para disminuir el efecto bosque que se originó en el entorno.

Los trabajos de rareo son imprescindibles en estos momentos, cuando se acerca el invierno y los árboles de gran porte nacidos de forma espontánea en los taludes son una amenaza para el tráfico rodado.

El peligro han podido percibirlo cientos de conductores que a lo largo de esta semana fueron obligados a esperar con el motor apagado cuando los operarios procedían al corte de alguno de los ejemplares de mayor dimensión que se precipitaban en medio de la vía.

La empresa lleva ya diez días en la zona para hacer el imprescindible rareo y es previsible que continúe algunas semanas más, dado que los sábados y domingos se suspenden los trabajos que se llevan a cabo.

Aunque es pronto para aventurar el resultado final, en estos momentos vuelven a estar visibles elementos que habían quedado ocultos por la tremenda maleza, entre ellos las biondas y señales que se instalaron sobre el viaducto que cruza de lado a lado la encrucijada principal.

Y es que hasta ahora, las labores de mantenimiento que se llevaban a cabo en este espacio se ceñían a los espacios pensados para ajardinamiento de la glorieta, sometidos principalmente a corte de hierba y retirada de plantas invasoras como el plumacho argentino que se encuentra en su más esplendoroso estado de crecimiento.

La actuación que en estos momentos se desarrolla en este entorno viario ha sido pensada con un criterio más amplio y afecta a la práctica totalidad de la superficie de la infraestructura, por lo que se precisan máquinas especiales para el desbrozado, grúas de enorme dimensión y un amplio equipo especializado que lleva a cabo unas labores de cierta sofisticación, con uso de camiones para la retirada de la enorme cantidad de madera y rastrojos sobrantes en la intervención.

Compartir el artículo

stats