La militancia socialista de Pontevedra participó ayer en las primarias para elegir al nuevo secretario xeral del PSdeG PSOE, mostrando su respaldo a Gonzalo Caballero, que de un censo de 296 electores y 216 vitos recibió 120, el 55,6%, frente a los 92 que consiguió el otro candidato, Valentín González Formoso, apoyado por un 42,6%. Cuatro de los votos fueron en blanco.

Aunque Caballero recibió la mayoría de los votos de los socialistas pontevedreses, quien se perfila como nuevo secretario xeral es Valentín González Formoso, pues se impuso en las urbes que aglutinan la mayor parte del partido. Según fuentes del PSdG, el barón coruñés habría obtenido 1.114 votos. Al cierre de esta edición el recuento todavía no era oficial, pero las primeras estimaciones mostraban que Formoso habría obtenido el apoyo de su provincia, de Lugo y de Ourense.

También se celebró la votación para la lista de delegados al Congreso del PSdeG-PSOE, con 204 votos emitidos. En Pontevedra se impuso la lista encabezada por Marica Adrio, con 109 votos (un 53,4%), mientras que la encabezada por Tino Fernández obtuvo 91 votos (un 44,6%). A Pontevedra le corresponden diez delegados y, aunque aplicando porcentajes saldrían cinco delegados para cada lista, a la ganadora le corresponde uno más, por lo que la lista de Adrio tendría seis representantes y la de Fernández, cuatro.

En Pontevedra vota toda la agrupación local de Pontevedra, A Lama, Campo Lameiro y Soutomaior, además de militantes directos –una figura de afiliación que tiene el PSOE por la que no es necesario adscribirse a ninguna agrupación local. Cuando hay primarias, en función de dónde viven estas personsa, las adscriben a una mesa electoral por cuestiones de proximidad– y militantes desplazados –gente de otros municipios que, por el motivo que sea, está en Pontevedra y pide el voto desplazado–.

Las votaciones comenzaron a las 10.00 horas y tuvieron una participación muy elevada, algo que, según destacó el secretario de Organización y teniente de alcalde, Tino Fernández, “indica que hay mucho interés por parte de la militancia en decidir quién va a ser nuestro futuro secretario general”.