Un garaje inundado en la calle Casimiro Gómez, arquetas levantadas en diversos puntos de la ciudad, bolsas de agua en varias calles y otros incidentes parecidos es el balance provisional de las fuertes precipitaciones registradas en la noche del jueves al viernes, a la espera de las lluvias de las próximas horas.

La Policía Local informó de que un vehículo rompió una rueda en una arqueta levantada en As Corbaceiras, y los operarios de la empresa de aguas terne que emplearse a fondo para reparar las incidencias.

Durante toda la jornada del jueves y hasta las 20.00 horas de ayer viernes (algo más de 40 horas) se acumularon grandes cantidades de lluvia en la comarca, en especial en el Castrove (Poio) con más de 90 litros por metro cuadrado, Sanxenxo (60), Marín (55) y Pontevedra 45).