El Concello insta a la Xunta a tomar las medidas necesarias para evitar que se repitan los problemas detectados al inicio del curso en el servicio de transporte público que utilizan muchos estudiantes del IES de Poio. Este fue el acuerdo alcanzado en el pleno mediante la moción presentada por el BNG y que contó con el apoyo unánime de todos los grupos de la corporación. De esta forma, la administración local exige que asegure el cumplimiento de las rutas y paradas autorizadas, que realice las inspecciones pertinentes, que entregue a los conductores el listado de alumnos que utilizan este servicio y que asegure el cumplimiento de los protocolos de seguridad marcados por las autoridades sanitarias debido a la pandemia COVID.

La encargada de defender esta moción fue la concejala de Educación, Raquel Rodríguez, quien destacó la importancia de que la Corporación traslade estas solicitudes a la Xunta, “ante os problemas reiterados que se producen nas liñas de transporte do IES, algo que se vén repetindo nos últimos anos, especialmente durante as primeiras semanas do curso”. Si bien el gobierno local ya se ha puesto en contacto con la Xunta para transmitir el malestar de la asociación de padres y la comunidad escolar, la edil Alonso confía en que esta moción sirva “para que este tipo de situacións non se volva repetir e se preste un bo servizo, garantindo os dereitos da rapazada. Non podemos tolerar que haxa estudantes que queden nas paradas ou que non se cumpran os protocolos COVID no que ao número de persoas no interior do autobús se refire”.