Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Lérez afronta una semana de lluvias con cinco veces menos caudal que hace un año

Las precipitaciones previstas desde hoy permitirán recuperar el estado normal del río en estas fechas | El embalse del Pontillón, al 78% de ocupación, por debajo de lo habitual

Embalse del Pontillón, que nunca estuvo tan bajo en esta época del año. Gustavo Santos

Las predicciones meteorológicas anuncian un puente de Todos los Santos pasado por agua. Tras una estación estival atípica, más húmeda de lo habitual y tras el “veroño” registrado en las jornadas pasadas, con temperaturas por encima de la media en esta época, desde hoy y durante una semana se anuncian precipitaciones que pueden ser ocasionalmente fuertes. Aunque estas lluvias frustran los posibles planes durante el fin de semana, serán muy bien recibidas en el río Lérez y en el sistema de abastecimiento de la ciudad puesto que la situación hidrológica a finales de octubre está muy por debajo de la habitual y muy lejos de la que existía hace un año.

Así, la estación de medición del caudal que Augas de Galicia posee en Monte Porreiro (y que quiere trasladar aguas abajo para contar con registros más precisos) contabilizaba ayer un caudal de algo más de seis metros cúbicos por segundo, un aporte hídrico que es cinco veces menor que el registrado hace justo un año, cuando se llegaba a más de 32 metros cúbicos por segundo. Hay que remontarse a 2017 y 2018 para encontrar caudales más bajos que los actuales, si bien en ejercicios anteriores siempre se superaban a estas alturas del año los diez metros cúbicos por segundo.

La razón de este bajo caudal (si bien no implica riesgo alguno para el suministro a la población, y más ante las lluvias que se anuncian para hoy) está, precisamente en el índice de precipitaciones registrado en lo que va de otoño, algo más de un mes. Entre septiembre y octubre se acumulan en la ciudad menos de 190 litros por metro cuadrado, frente a los 255 del mismo periodo de 2020 o los más de 315 de 2019. Aunque el verano de este año fue algo más lluvioso de lo normal, tampoco se acumularon grandes cantidades, con lo que el Lérez cumple ya dos meses con un caudal menor de lo esperado. Desde finales de agosto hasta ahora ese caudal ha oscilado de forma notable, ya que el nivel más alto se alcanzó el 3 de octubre, con veinte metros cúbicos por segundo, mientras que el 6 de septiembre se registró la peor situación, con menos de cuatro metros cúbicos por segundo. La media mensual de septiembre fue de cinco y apenas subió a siete en octubre.

Habitualmente, cada verano el Concello deja de utilizar el agua del embalse del Pontillón para utilizar exclusivamente el bombeo del Lérez, con el fin de utilizar la presa como “reserva”. Ahora se regresa al sistema habitual que permite ahorrar la energía que se necesita para el bombeo de Monte Porreiro.

Así, se produce un descenso en la ocupación del Pontillón, si bien este año esa caída es mayor de lo acostumbrado. Según Augas de Galicia, esta presa de Verducido se encuentra al 78%, la ocupación más baja de la década, ya que desde 2021 hasta ahora nunca bajó del 86% a estas alturas del año. La presa del Umia, por su parte, está también por debajo de la media, en el 50%, mientras que la de O Con, en Vilagarcía, no llega siquiera al 25%.

Las reducidas precipitaciones registradas hasta ahora contribuyen a estas cifras y las lluvias previstas para los próximos días permitirán recuperar la normalidad, según las estimaciones de los departamentos municipales de abastecimiento.

Compartir el artículo

stats